El ministro de Energía, Juan José Aranguren, brindó una conferencia al finalizar la audiencia (Foto: Télam)

La audiencia pública que se realizó en la Usina del Arte de la Capital Federal, y fue seguida por videoconferencia en distintos puntos del país, finalizó el domingo por la mañana. Ahora el Enargas (ente regulador del gas) deberá elevar un informe con todas las intervenciones, allanando el camino para que el Gobierno pueda avanzar con el aumento de la tarifa.

En conferencia de prensa el ministro de Energía Juan José Aranguren adelantó que “vamos a estar estableciendo el cuadro tarifario consecuencia de esta audiencia pública los primeros días de octubre y, obviamente, antes de hacerlo vamos a estar comunicando a todos los medios de prensa las motivaciones de cada uno de los cambios que implementemos”, destacó, durante una conferencia de prensa, al término de la audiencia desarrollada en la Usina del Arte, en el porteño barrio de La Boca.

El ministro destacó que “con lo que acá hemos escuchado, tenemos la obligación de producir un informe, para que se reflejen todas las voces dentro de los próximos 10 días y, una vez producido ese informe, dentro de los 30 días, tenemos que estar emitiendo el informe definitivo que será la base para las decisiones de política tarifaria que se van a tomar a partir de esta audiencia pública”. No obstante, durante la apertura de las audiencias Aranguren señaló que el aumento oscilaría en el 203% y se aplicaría un aumento semestral “para eliminar totalmente los subsidios al consumo”.

Con respecto a la tarifa social, Aranguren explicó que “el martes en la reunión del gabinete económico vamos a tratar cómo se aplicará la tarifa social”, en relación a los pedidos de las asociaciones de los consumidores de “desburocratizar” su aplicación.

También se refirió a los planteos realizados por las pymes y los Clubes de Barrio, que no estuvieron contemplados en el fallo de la Corte Suprema. Aranguren señaló que “hay casos en los que tenemos que reformular las decisiones que hemos tomado y esto lo vamos a analizar en base a las presentaciones” que hicieron tanto CAME, como representantes de las pymes y del GNC. En cuanto a los Clubes, se limitó a indicar que “faltan reglamentar dos leyes que fueron promulgadas a fines del año pasado”, en referencia a la Ley de Entidades de Bien Público y la de Clubes de Barrio.

Críticas a la audiencia pública 

La realización de la audiencia pública estuvo cruzada por distintas polémicas. El mismo día de su realización, hubieron restricciones al ingreso de público, incluso a algunos oradores acreditados. En las teleconferencias que se realizaron en distintos puntos del país, también se registraron

En Córdoba, distinas organizaciones de izquierda denunciaron que se les impidió el ingreso al auditorio en el que se realizaba la teleconferencia. En tanto que en Neuquén, se suspendió la actividad tras una fuerte represión por parte de la policía provincial a manifestantes que se encontraban fuera del auditorio.

El senador porteño “Pino” Solanas consideró que “es evidente que esta audiencia, lejos de ser generosa, es autoritaria y no cumple con las premisas de la Corte Suprema ya que no prestó la información que se le solicitó al Gobierno”.

El ex ministro de Economía, Axel Kicillof, tras su participación en las audiencias, destacó que “fuimos a eso que denominan audiencia pública y nos hemos dado cuenta que era una farsa, una pantomima, como todo lo que hacen el gobierno de Macri”. Además, enfatizó que “En el Mini Davos se desnudó a Aranguren y quedó en claro que en Argentina van a decidir los empresarios. Eso es lo que hicieron con el tarifazo. Es una puesta en escena para que vayamos a cumplir una formalidad”.