En el marco de los diversos controles que estuvo realizando la Secretaría de Comercio Interior, desde dicha área se imputó a 11 grandes empresas de alimentos por desabastecer o reducir su producción. Esto incumple la resolución 100/2020, la cual funciona como marco legal para la regulación de los Precios Máximos.

Las empresas denunciadas son Fargo, Mastellone, Aceitera General Deheza (AGD), Danone, Molinos Cañuelas, Bunge, Molinos Río de la Plata, Unilever, Procter & Gamble (P&G), Paladini y Potigian, ya que no cumplieron el acuerdo de “incrementar su producción hasta el más alto grado de su capacidad instalada y asegurar su transporte y distribución”.

Según informó la Subsecretaria de Acciones para la Defensa de las y los Consumidores (SSADC), organismo que depende del Ministerio de Producción, las empresas tendrán cinco días hábiles para “acreditar de modo fehaciente haber dado cabal cumplimiento a la norma”, al tiempo que se les exige retomar el nivel de stock registrado a noviembre.

Tras las fiscalizaciones en comercios, inspectores de la SSADC identificaron la falta de productos de consumo masivo. En consecuencia, se realizaron inspecciones en las oficinas administrativas de las empresas proveedoras y se pidió información sobre stocks e inventarios durante los meses de noviembre y diciembre de 2020, y enero de 2021.

Luego de los análisis, se detectaron estas irregularidades, que atentan contra el fiel abastecimiento de productos alimenticios, especialmente en un contexto de pandemia y reducción de posibilidades de consumo.