El gobierno cerró la paritaria con los docentes universitarios. Los gremios enrolados en las tres federaciones universitarias aceptaron la propuesta de 16% en cuotas, más dos instancias de actualización automática por inflación.

Se trata de la segunda vez que la gestión de Cambiemos ofrece un aumento que es aceptado por todos los gremios. La generosa propuesta vino a traer calma en el año electoral, en el que los docentes de casas de altos estudios demostraron tener una importante capacidad de movilización.

De hecho, el año pasado el conflicto fue durísimo y decenas de establecimientos universitarios se mantuvieron paralizados durante semanas.

De esta forma, los docentes recibirán aumentos de 4% para mayo, otro 4% para julio y otro 8% en septiembre. A esto se le suman dos instancias de actualización automática (cláusula gatillo, no de revisión): en septiembre y en febrero del año que viene. La misma cláusula les fue negada sistemáticamente a los gremios el año pasado, pero este año la oferta cambió.

Además, se les reconoce la parte del aumento del año pasado que había sido no remunerativo. El blanqueo del salario es un 19% del total de 44% que, que finalmente lograron los docentes universitarios tras la larga pelea que dieron en 2018.

Consulado sobre por qué el año pasado no propusieron también una cláusula gatillo, el ministro de Educación, Alejandro Finocchiaro, dijo: “Pueden decir cualquier cosa de nosotros, pero nunca que firmamos una paritaria que no podemos pagar, como hizo Scioli (en la Provincia). Esta oferta se puede pagar porque hay previsiones de una baja de la inflación”.