A dos semanas de vencer el plazo establecido, el Gobierno de la Nación extendió por 90 días el congelamiento de tarifas vigente para los servicios públicos. De esta manera, las prestadoras no podrán aumentar el costo de las facturas actuales hasta el próximo mes de marzo de 2021.

Se dispuso a través del decreto 1020/2020 publicado en el Boletín Oficial, a través del cual también se estableció “iniciar un proceso de renegociación de la revisión tarifaria integral vigente” para poder garantizar “la reducción de la carga tarifaria real sobre los hogares, comercios e industrias”.

Dicha revisión fue iniciada por los entes reguladores de los servicios tanto de electricidad (ENRE) como de la distribución de gas (ENARGAS) a partir de las auditorías que realizaron y los informes remitidos al Poder Ejecutivo Nacional. Todo esto está considerado dentro de la emergencia energética aprobada por el Congreso de la Nación.

“El plazo de la renegociación dispuesta por el artículo 1° no podrá exceder los dos años desde la fecha de entrada en vigencia de la presente medida”, aclara el comunicado oficial del Presidente de la Nación, Alberto Fernández, y explica que “culminará con la suscripción de un Acta Acuerdo Definitiva sobre la Revisión Tarifaria Integral, la cual abrirá un nuevo período tarifario”.