Los abusos en los precios de las garrafas son habituales en cada bario

El gobierno nacional, mediante una resolución de la Secretaría de Recursos Hidrocarburíferos, determinó las estructuras de costos de plantas de fraccionamiento y distribución del gas por garrafa con el objetivo de enfrentar la informalidad en que había incurrido el mercado y evitar la reventa. La norma establece “precio máximo de referencia para la venta al consumidor final por parte de fraccionadores, distribuidores y comercios”.

De esta manera, el precio de venta al público, sin incluir el costo del envío a domicilio, se mantiene en $97 para la garrafa de 10 kg, $116,40 para la de 12 kg y $145,49 para el envase de 15 kg. Las autoridades explicaron que con esta resolución pueden evitar actividades especulativas, ya que detectaron operaciones de quienes adquirían las garrafas directamente a los fraccionadores a unos 40 pesos para luego revenderlas a precios de hasta 150 pesos.

El incumplimiento de los precios de referencia fue comprobado en un relevamiento realizado por Matanza Digital en distintos barrios de La Matanza a fines de mayo.