Foto: Clarín.

El Congreso nacional discute la el proyecto Ley de “Solidaridad Social y Reactivación Productiva en el Marco de la Emergencia Pública” que el gobierno de Alberto Fernández envió para avanzar en su plan para modificar mejorar las cuentas fiscales y sacar a la Argentina de la recesión que desde el 2018 azota al país.

Entre otros aspectos, el paquete de medidas apunta a aumentar la recaudación fiscal con una suba de impuestos, además de aumentar la atribuciones del gobierno para renegociar la deuda y para declarar la emergencia, para que el Ejecutivo tenga mayores facultades para tomar decisiones en diferentes áreas. Se buscará declarar Emergencia Económica, Financiera, Fiscal, Administrativa, Previsional, Tarifaria, Energética, Sanitaria y Social.

Entre las atribuciones que tendrá el Ejecutivo, se encuentra la regulación del precio de las tarifas, que el gobierno ya anunció que congelará por 180 días y una modificación en los aumentos jubilatorios, que dejará de lado la ley de movilidad que sancionó el macrismo en 2017.

El proyecto contextualiza las medidas a partir de la herencia de crisis que le dejó el gobierno de Mauricio Macri: “un escenario de depresión de la economía nacional que ha provocado un aumento significativo de la vulnerabilidad económica y social en vastos sectores de la población y un alejamiento de la aspiración colectiva de emprender el camino del desarrollo con justicia social”.

Los números para aprobar el proyecto son ajustados. Este miércoles comenzó el plenario de comisiones, en la que los diferentes ministros del gobierno fueron a explicar el paquete de leyes. El bloque del Frente de Todos apuesta a sancionar la ley en Diputados, con el apoyo de los bloques de Consenso Federal y del Interbloque Federal.

Sin embargo, hubo una demora por un suceso inédito: el bloque de Juntos por el Cambio se negó a dar quórum para votar la asunción de los más de 20 legisladores del bloque de Frente de Todos que debían asumir en el Congreso, para reemplazar los cargos de los legisladores que pasaron a cumplir funciones en el Ejecutivo (por ejemplo, como ministros).

Se trata de una movida sin precedente en la historia nacional y que despertó la polémica, ya que la asunción de los nuevos legisladores se corresponde con el normal funcionamiento del sistema representativo, que responde a la voluntad popular expresada en las urnas.

Finalmente, las gestiones del oficialismo lograron destrabar la sesión para mañana, tras la eliminación de un artículo de la ley que le daba facultad al Ejecutivo para intervenir en los organismos descentralizados, sin necesidad que acudir al Congreso nacional.

Los principales puntos del proyecto de ley

Devolución IVA. Se realizará en las cuentas de los beneficiarios de la Asignación Universal por Hijo (AUH), jubilaciones y planes sociales por el monto de 700 pesos.

Renegociar la deuda pública. Se faculta al Poder Ejecutivo a llevar adelante las gestiones y los actos necesarios “para recuperar y asegurar la sostenibilidad de la deuda pública” de la República Argentina.

Congelamiento de tarifas. Se faculta por 180 días al Poder Ejecutivo a rehacer el marco de revisión tarifaria de los servicios públicos a efectos de frenar el impacto en distintos sectores de la población. Para ello se intervendrá el ENRE y ENARGAS por un año. Alberto Fernández ya adelantó que no habrá nuevos aumentos por ese período.

Suspensión del traspaso de Edesur y Edenor a la Provincia y CABA. Fue uno de los pedidos que le hizo Axel Kicillof a Alberto Fernández.

Modificación del cálculo de pago de jubilaciones. Declararán la emergencia previsional y suspenderán por 180 días la actualización del haber jubilatorio que se había sancionado en 2017. Se delega la posibilidad de aumentar la jubilación, a través del Poder Ejecutivo, mediante un decreto. Según adelantaron, se buscará aumentar en mayor medida las jubilaciones mínimas por sobre los aumentos que tendrán las jubilaciones más altas. Ya se anunciaron aumentos extraordinarios: Alberto Fernández prometió bonos de $5.000 pesos para jubilaciones mínimas en diciembre y enero, y de $2.000 para beneficiarios de AUH.

Declaración de la emergencia sanitaria. Será para comprar de urgencia vacunas e insumos, en el marco de la propagación de crisis epidémicas en diferentes puntos del país. Se recuperará el programa de vacunación y disponer sistemas impositivos de incentivos, y recuperación de clínicas y obras sociales. Además, se buscará facilitar el acceso a medicamentos.

Fin del Pacto Fiscal. El Gobierno incluyó en el paquete que el Congreso tratar en sesiones extraordinarias al Consenso Fiscal firmado ayer por el presidente Alberto Fernández y 23 gobernadores. El acuerdo suspende el Pacto Fiscal que regía desde 2017. El gobierno nacional acordó con las provincias que estas iban a reducir gradualmente los impuestos provinciales pero tras la crisis de 2018, los números quedaron el rojo.

Nuevos impuestos. Retenciones: El Ejecutivo tendrá facultad de fijar retenciones hasta 31/12/21 con tope en 33% y, para las exportaciones que no tenían retenciones antes de septiembre 2018, tope de 15%. Además, tope del 5% para productos agroindustriales de economías regionales.

Compra de dólares: la ley crea un Impuesto para una Argentina Inclusiva y Solidaria (PAIS), con carácter de emergencia, por cinco períodos fiscales, con aplicación a seguridad social (70%) y a obras de infraestructura (30%). El PAIS incluye impuesto del del 30% a la compra de dólares para atesoramiento, viajes al exterior (sea reserva de hoteles o pasajes de avión) y toda compra con tarjetas de crédito y débito que factura en moneda extranjera. Esto último incluye, por ejemplo, a servicios como Spotify, Airbnb y Netflix, que operan localmente pero facturan sus montos en dólares. Quedan exentos del impuestos las importaciones para la producción, las prestaciones médicas, la compra de medicamentos, compra de libros, plataformas educativas y proyectos de investigación.

Bienes Personales: Por otro lado, subirán las alícuotas del impuesto de Bienes Personales: volverán a sus valores del 2015, antes de la rebaja que motorizó Macri, partiendo de 0,50% para la escala más baja. Además se cobrarán alícuotas superiores de hasta un 100% para aquellos bienes declarados que estén situados en el exterior. La idea es que haya un incentivo para repatriar los bienes al país: aquellos que lo hagan durante 2020 pagarán el impuesto sin subas del 100%. No habrá cambios en los mínimos no imponibles y la vivienda única seguirá quedando fuera del cálculo del tributo.

Contribuciones patronales: Aumentan las contribuciones patronales al 20,40 % para los empleadores pertenecientes al sector privado cuya actividad principal encuadre en el sector “servicios” o “comercio”, siempre que sus ventas totales anuales superen, en todos los casos, los $ 48.000.000. Para los restantes empleadores del sector privado, se fijan en 18%.

Eximición y moratoria para PyMES. Eximirán total o parcialmente de contribuciones a todas las Pequeñas y Medianas Empresas que se encuentran endeudadas. Se excluyen las deudas originadas en cuotas con destino al régimen de riesgos del trabajo, los Impuestos sobre los combustibles líquidos y el dióxido de carbono y el impuesto específico sobre la realización de apuestas.

Otros puntos sobresalientes. El poder Ejecutivo podrá disponer en forma obligatoria que los empleadores del sector privado abonen incrementos salariales, eximir y reducil temporalmente el pago de aportes patronales. Además, podrá establecer sobretasas de castigos a empresas que fomenten la economía en negro.

También se ampliará el tope permitido para que el Fondo de Garantía de Sustentabilidad (FGS) del ANSES para tener títulos públicos. Pasará a ser del 70%.

Por último, se revisarán los créditos UVA. El BCRA evaluará las consecuencias del sistema y estudiará mecanismos para mitigar efectos negativos atendiendo al criterio de esfuerzo compartido entre acreedor y deudor.