En el marco del plan buscando la recuperación económica, el Gobierno nacional envió al Congreso un proyecto para modificar la escala del Impuesto a las Ganancias de manera en que los trabajadores no estén alcanzados y recién se empiece a pagar cobrando más de $150.000 de salario.

En caso de tratarse y aprobarse, habría un total de 1.267.000 personas que dejarían de pagar el impuesto en todo el país, que hasta hoy afecta directamente a 2.300.000 trabajadores, trabajadoras y adultos mayores en jubilación. La modificación de este gravamen había sido una de las promesas de Alberto Fernández.

Según los datos oficiales, hoy el gravamen lo paga el 25% de los empleados activos y jubilados, mientras que con la nueva fórmula, esa cifra pasaría a ser del 10%, que es el promedio histórico de porcentaje que con sus remuneraciones alcanza este piso.

“La recuperación del ingreso es clave para el crecimiento de la economía este año. Sacarle el Impuesto a las Ganancias a más de 1.250.000 personas es mejorarles la capacidad de compra y recuperar el ingreso”, consideró Sergio Massa al presentar el proyecto en la Cámara de Diputados.

La última escala establecía que los empleados solteros tributaban a partir de un sueldo neto de $55.261 al mes, mientras que los casados pagaban con ingresos de $64.415 con un hijo. A partir del inicio del año, esa escala se modificaba y llevaba al salario de piso a $90.000, pero si se aprueba la ley, pasará a $150.000.