Durante el gobierno kirchnerista se construyeron más de 150 mil viviendas con el plan Procrear Bicentenario.

El titular de la Administración Nacional de la Seguridad Social (ANSeS), Emilio Basavilbaso, adelantó que de la nueva versión del plan de créditos hipotecarios Procrear, que lanzarán en julio, participarán los bancos privados, y se permitirá la compra de inmuebles usados.

El Procrear, lanzado por la entonces presidenta Cristina Fernández de Kirchner en 2012, otorgaba créditos a través de la banca pública y estaba dirigido a la construcción de viviendas para familias de ingresos medios.

“La idea es que abajo de los salarios mínimos ya participen en el Plan Federal de Viviendas, y más arriba de esos ingresos, sea a través de los bancos privados”, el funcionario. También agregó que si bien están “contentos con los resultados de Procrear, muchas veces llegó a sectores medios altos, y tuvo un límite que eran los fondos que podían poner el Estado, por lo que desde marzo del año pasado no hay más créditos”.

En declaraciones a radio Latina, el funcionario agregó que “la mayor parte de los créditos va a ser para comprar inmuebles existentes”, ya que con la versión anterior “en muchas ciudades el precio de los terrenos se duplicó”.

Basavilbaso sostuvo también que “se establecerá un sistema de puntaje tal que las familias que más lo necesitan, puedan acceder a la vivienda”, ya que detectaron que hasta ahora “tuvieron acceso familias de ingresos medios altos”. También adelantó que la idea es que califiquen para el Procrear aquellas familias que perciban “entre dos o cuatro salarios mínimos”, estos es entre 15 mil y 30 mil pesos mensuales.

Por último, si bien aseguró que el Procrear “vino a dar una solución”, advirtió que la Argentina tiene “el 25 por ciento de déficit habitacional”, y que el año pasado “solo el 2% de las familias que compraron una vivienda, lo hicieron a través de un crédito”.