Foto: El1 Digital

El Honorable Concejo Deliberante de La Matanza aprobó la ordenanza que declara la emergencia para la ejecución de las obras en el arroyo Maldonado, en la localidad de Ramos Mejía.

Los reclamos en la zona comenzaron en el 2014, cuando un temporal provocó que un tramo de la avenida Palacios cediera produciendo un cráter en el medio del asfalto.

Durante la sesión, hubieron entredichos entre los concejales oficialistas y opositores sobre la responsabilidad de la ejecución de la obra, que está en disputa entre el gobierno municipal y el provincial.

El presidente del bloque Justicialista, Ricardo Rolleri, aseguró que “este proyecto es una colaboración entre ambos gobiernos, habla de una relación entre ambos. No hay razón para no acompañar este proyecto”.

Y agregó: “si esto no estaba previsto en el presupuesto provincial, el municipio puede adelantar los fondos porque los tiene. Después hay un artículo que pide que se los devuelva”.

En el pasado mes de marzo, el municipio presentó una acción de amparo ante el juzgado en Contencioso Administrativo N°1 de La Matanza para solicitarle al gobierno provincial que intervenga, pero aún no hay una resolución firme.

“El juez no resolvió nada porque se le pidió a la secretaría de Obras Públicas municipal un estudio más concretos del lugar y todavía no llegó, por eso todavía no resolvió nada”, aseguró el jefe de la bancada de Cambiemos, Miguel Racanelli.

La polémica giró en torno a que el oficialismo denunció que el gobierno de María Eugenia Vidal no le adjudicó ningún  presupuesto a la realización de la obra, pero fue desmentido por el bloque macrista,.

En ese sentido, Racanelli explicó que “cuando dicen que la provincia no designó ningún presupuesto, mienten porque se ha elaborado a través de la Dirección Provincial de Obras Hidráulicas un informe de este problema pero el municipio no colaboró”.

El presidente del HCD Ángel Aisa retrucó que de haber algún tipo de partida, asignada, se debió votar en el presupuesto que está vigente para el corriente año. El costo de la obra se estima entre $300 y $400 millones.

“Si hay alguna acción que deba realizar la municipalidad a través de Obras Públicas, el vicejefe de gabinete va a reclamar esa gestión. El proyecto lo tiene que realizar la provincia de Buenos Aires porque es su competencia”, agregó Rolleri.

La ordenanza será girada al juzgado actuante y contó con el voto positivo de todos los concejales, salvo con el de Daniel Novoa, que se abstuvo a la hora de votar.