policias

Un sector de la policía bonaerense anunció un nuevo paro para este jueves 11, pero desde el ministerio de Seguridad de la provincia ya advierten con “duras sanciones”.

Creen que la huelga que se desató en septiembre del año pasado, “fue excepcional” y relacionaron la nueva medida de fuerza con un sector marginal de la policía, encabezado por exonerados y opositores. En ese espectro, también podrían entrar intendentes.

El propio ministro de Seguridad de la provincia, Sergio Berni, dijo que el nuevo reclamo “no tiene que ver con lo salarial”, sino también con “otros intereses políticos”, por lo que aseguró que habrá sanciones.

En su visita sorpresa a la ciudad de Bahía Blanca, el jefe de las fuerzas de seguridad bonaerenses respondió acerca de la medida que podría tomar la fuerza este jueves y confirmó que podrían sancionarse a uniformados de esa localidad. El mensaje fue claro y esta vez, desde el ministerio planean extender las amonestaciones a cualquier policía de la provincia si finalmente se realiza la nueva huelga.

“Aquella fue excepcional, veníamos de cuatro años de degradación del sistema policial y con una pérdida de 30% del poder adquisitivo de las fuerzas policiales”, argumentó Berni, que cree que esta vez la protesta no se expandirá luego de que el gobierno nacional y el de la provincia, prometieran un aumento considerable. Un hecho que desencadenó en la decisión de recuperar puntos del Fondo de Coparticipación federal, que trajo polémica con la ciudad de Buenos Aires.

“Este agite tiene que ver no solo con lo salarial sino también con otros intereses políticos. No es casualidad que las personas que agitan son de la oposición; llaman a movilizarse en Mar del Plata y Pinamar, distritos de la oposición”, expresó en la ciudad de Bahía.

En esa línea, lanzó una declaración directa a quienes están detrás de la nueva medida de fuerza de la policía: “Que muevan lo que quieran, el resultado será el mismo, se tendrán que retirar. Es un hecho que habrá sanciones a policías de Bahía Blanca”, sostuvo Berni.

Policías desafectados

En las últimas horas, el Gobierno de la provincia de Buenos Aires desafectó a 400 policías que participaron de las protestas frente a la Quinta de Olivos realizadas en septiembre del año pasado en medio de un conflicto salarial.

La decisión fue confirmada por el ministro de Seguridad, Sergio Berni, quien aseguró: “Todos los que fueron sumariados es porque no cumplieron con su deber; el que los castiga es la ley, no Asuntos Internos”.

Fuentes oficiales informaron que ya fueron emitidas las cédulas de notificación para cada oficial desafectado. De acuerdo a documentación interna firmada por el auditor sumarial Joaquín María García y fechada el 8 de febrero, la sanción fue adoptada en “presunta infracción al decreto 1050/09″.

Se trata de una norma que regula el funcionamiento de la Policía bonaerense y establece en qué caso un efectivo puede ser sancionado. La medida adoptada en este caso es una de las más graves.