El proyecto contará con la participación cien jóvenes, integrantes de siete sedes de los programas Envión y Podés, que se encuentran distribuidas en diferentes localidades de La Matanza. Los programas forman parte del área de abordaje territorial de la Secretaría de Desarrollo Social, que promueve la defensa y restitución de los derechos de los niños y niñas, y los jóvenes; promulgando la permanencia y finalización de la escuela secundaria, y estimulando el acceso a la cultura, a la recreación, al deporte y a la vida saludable.

La propuesta, informan desde la Secretaría de Desarrollo Social, “apunta a formar audiencias críticas y se desarrolla en dos etapas de trabajo: en la primera instancia, los participantes harán un análisis sobre los procesos de producción de sentido que se realizan en los medios masivos de comunicación audiovisuales sobre los jóvenes y los barrios, la circulación de mensajes y los procesos de su recepción. En la segunda etapa, los integrantes del proyecto producirán materiales audiovisuales sobre sus barrios y ellos mismos”.

Los cortometrajes se realizarán en el marco del accionar de la Defensoría del Público, creada por la Ley 26.522 de Servicios de Comunicación Audiovisual, que realiza talleres y procesos de capacitación en articulación con instituciones destinados a niñas, niños, adolescentes, docentes, comunicadores y comunicadoras, referentes de organizaciones sociales y la ciudadanía en general.