El periodismo de guerra ocupa el rol de la oposición en la provincia

Los medios le marcan la cancha a Cambiemos en la provincia, donde controlan la cámara alta, complicando el inicio del gobierno de Kicillof

La discusión de la actualización impositiva en la Provincia se vio condicionada por la acción coordinada de los principales medios porteños. La palabra elegida fue “impuestazo”, provocando un endurecimiento en las posiciones de los senadores de Cambiemos y dilatando la discusión.

El tratamiento de la noticia fue  dispar con otros distritos, sobretodo si se compara con la indexación mensual del ABL porteño o los aumentos del 90% en el inmobiliario cordobés. En ninguno de estos casos se habló de impuestazos, ni recibieron el tiempo de aire que el caso bonaerense.

Visto de cerca, el nominado impuestazo es una actualización bastante razonable, a valores de la altísima inflación que dejó el gobierno de Macri, y que carga más a los contribuyentes con mayor poder adquisitivo, en medio de una situación económica que es crítica.

Sin el aumento del 75% a propietarios de más de 2 mil hectáreas con una valuación fiscal de 3 millones de pesos (que abarca a menos de 500 productores rurales), la provincia tendría que gravar a toda la población con un aumento mayor para no desfinanciarse. Lo mismo ocurre con el inmobiliario urbano, en el que más del 80% de los contribuyentes sufrirían un aumento anual de 3500 pesos

Hay algo que el gobierno de Axel Kicillof no señala con suficiente claridad: la situación financiera en la provincia es crítica, sobretodo por el peso de la deuda pública que dejó el gobierno de María Eugenia Vidal.  La ex gobernadora el día de ayer dio una nota social junto a su flamante pareja a una señal porteña, sin ser consultada por el tema político del día, dejando una oposición sin rostro ni representación.

Mientras tanto, desde la comodidad de los canales de televisión se repite la consigna de que “hay que ajustar la política”, una medida que tendría más peso simbólico que fiscal.