El presidente brasileño ha resultado positivo por COVID-19 en una prueba hecha este martes, según confirmó él mismo ante los medios de comunicación y comentó que comenzó a ser tratado con cloroquina.

CNN Brasil informó el lunes que el presidente dijo que estaba mostrando síntomas consistentes con covid-19, incluida una fiebre de 38 grados centígrados. Ayer por la tarde, la oficina del presidente Brasileño anunció que su temperatura era normal.

“Dio positivo, dio positivo”, dijo Bolsonaro a canales de TV en el Palacio de la Alvorada, en Brasilia, tras lo cual, no obstante, aclaró: “Estoy perfectamente bien”.

“Todos saben que llegará a una parte considerable de la población tarde o temprano. Fue positivo para mi”, dijo el mandatario.

El cuadro se agravó ayer con “malestar, cansancio, un poco de dolor muscular” y 38 grados de fiebre, agregó el mandatario.

Pese a que una tomografía hecha ayer por la tarde en el Hospital Militar no mostró nada anormal, la persistencia de los síntomas hizo que se resolviera hacer la prueba de coronavirus, explicó.

Tambien agregó que, aunque se siente bien, deberá tomar una serie de medidas “protocolares para evitar contaminación a terceros”.

Bolsonaro ha sido duramente criticado por minimizar la gravedad del coronavirus, al que varias veces calificó de “gripecita” pese a que la enfermedad ha hecho estragos en el país a su cargo.

El jefe de Estado de Brasil, es uno de los pocos líderes mundiales negacionistas del peligro de la enfermedad, que además rechaza las medidas de aislamiento social y las cuarentenas porque, según él, son una ruina económica para el país.

Con esta postura, viene subestimando la enfermedad y contrariando las recomendaciones sanitarias a nivel global desde el inicio de la crisis sanitaria en el país, hoy el segundo del mundo con más muertes y casos.

El mandatario se paseó en medio de la gente en barrios, muchas veces sin mascarilla, que es obligatoria en la capital de ese país y participó en varias manifestaciones a favor de su Gobierno, en las que se pedía el “cierre” del Congreso y el Parlamento mediante una “intervención militar” que le mantuviera a él en el poder y que provocaron aglomeraciones.

El diario O Estado de Sao Paulo exigió ante la justicia brasileña que se revelen los resultados de los tests que el presidente se había realizado, bajo la alegación de que, por tratarse del jefe de Estado, tienen “interés público”, ya que en Brasil cuenta con más de 1,6 millones de infectados y cerca de 65.500 fallecidos.

Tras un largo camino judicial, un juez de la Corte Suprema determinó en mayo la divulgación de los tres exámenes que Bolsonaro se había realizado. Todos resultaron negativos.

Esos exámenes le fueron realizados en marzo, tras una visita oficial a Miami, donde se reunió con su homólogo estadounidense, Donald Trump, que también ha minimizado la gravedad del coronavirus y rechazado las cuarentenas pese a que su país es el más afectado por la pandemia.

La mitad de la comitiva que acompañó a Bolsonaro a Estados Unidos, formada por unas 40 personas, dio positivo para Covid-19.