La apertura de sesiones del Concejo Deliberante terminó en un verdadero escándalo. La decisión de la bancada de Cambiemos-Una de retirarse antes de escuchar las palabras de la intendenta Verónica Magario derivó en una escalada de insultos que pasó a la violencia física.

La batalla habría comenzado cuando un militante de Cambiemos golpeó en la cara a un referente del PJ, mientras el equipo de concejales y asesores del bloque de Cambiemos se retiraba, en medio del cruce de insultos de ambos lados.

La sesión ya estaba tensa desde la intervención del presidente del titular del PRO en La Matanza y bloque de Cambiemos-UNA, Miguel Racanelli, quién fue duramente abucheado por los militantes del oficialismo durante su intervención. Entre el grupo de abucheadores se encontraba el subsecretario de Servicios Públicos de Zona Sur, Gustavo Marticorena.

La brutal pelea continuó en las afueras del edificio, teniendo incluso que interceder el ex intendente y presidente del PJ bonaerense, Fernando Espinoza, para intentar calmar los ánimos.

“Evidentemente tenían la intención de irse y así lo hicieron. Esto demuestra lo que realmente sucede: no son los hombres y las mujeres del diálogo, porque no quieren escuchar más nada, mienten y tapan la realidad”, fustigó Verónica Magario al retirarse del acto.

Del otro lado, el macrismo responsabilizó a los militantes del PJ por lo ocurrido: “Nos regalaron. Les pegaron a nuestros asesores”, señaló Racanelli minutos después del enfrentamiento. Esta mañana, en declaraciones a “El día de mañana” que se emite por radio universidad, describió que “legislar en La Matanza es Kosovo”