El rector de la Universidad Nacional de La Matanza (UNLaM), Daniel Martínez, defendió el curso de “Lengua Castellana y Literatura Hispanoamericana” para estudiantes extranjeros que estableció la casa de altos estudios a partir de este año.

“Me parece serio y responsable que aquel que venga de afuera a estudiar en la Argentina conozca el idioma”, aseveró Martínez en diálogo con TN, defendiendo que la medida “no es un arancelamiento de la carrera universitaria, es un programa extracurricular para aquellos alumnos que tienen dificultados con el castellano”.

El curso tiene un costo de $60.000 y será obligatorio para todos los estudiantes nacidos en países no hispanohablantes, aunque estos sepan hablar y escribir en castellano. La medida levantó críticas de diversas organizaciones de estudiantes quienes denunciaron que se trataba de una medida discriminatoria contra los estudiantes brasileros. También motivó la presentación de un repudio en las Cámaras de Diputados de Nación y de la provincia de Buenos Aires.

Según los números difundidos por el Secretario Académico de la UNLaM, Gustavo Duek, en la Universidad de La Matanza se inscribieron en 2018 un total de 500 aspirantes extranjeros para la carrera de medicina, lo que representa “un 25% un 30% de la cantidad de aspirantes totales”. La abrumadora mayoría son oriundos de Brasil.

Con estos números, el Consejo Directivo de la UNLaM decidió avanzar en el curso arancelado. Al respecto, Martínez sostuvo: “nosotros no podemos atender el problema que tiene Brasil con su sistema universitario”, alegando que en la universidad “se retrasan las clases” por los “problemas de comunicación en las aulas”. “No capta el mensaje”, aseveró el rector, sobre el alumnado migrante.

Además, sostuvo que por la presencia de la matrícula brasileña “a los profesores les resulta muy difícil tratar de entender lo que escribieron”. “Llegamos a la disyuntiva: o estudian los que vienen castellano o estudian los profesores portuñol. Me parece que lo más justo es que estudien los estudiantes que vienen y no conocen el idioma”, dijo.

Finalmente, el rector respondió que “la gran mayoría de los estudiantes están de acuerdo” con la medida y apuntó contra los críticos. “Hay estudiantes que pertenecen a una agrupación de extrema izquierda (sic) que pierden todas las elecciones y en este momento estos hechos que sirven de discusión, le sirven para aparecer en público”, criticó.

La contradicción del rector

Al ser consultado si un estudiante podría validar sus conocimientos en castellano sin la necesidad de tener que dar el curso, Daniel Martínez afirmó: “Si un estudiante comprueba que tiene conocimientos en español para evitar el curso, no tenemos ningún problema, es parte de lo que aceptamos”.

Sin embargo, el curso, según la resolución que lo establece, es de carácter obligatorio. MD se comunicó con la secretaría de Bienestar Estudiantil y confirmó la imposibilidad de validar conocimientos sin cursarlo. “No hay forma de no hacerlo porque está dividido en dos partes, en lengua y en literatura. Se puede no hacer una parte, pero el pago tenés que hacerlo igual”, explicaron.