Esta semana los gremios docentes mantuvieron el primer encuentro del año con las autoridades provinciales para discutir el próximo aumento salarial. La propuesta del gobierno de Vidal fue un salario ajustado por inflación con una “cláusula automática de actualización” a aplicarse en mesas de negociación cada tres meses durante el resto del año.

Pero los docentes reclaman que también sea considerada la pérdida de poder adquisitivo del año pasado. La discusión pasó a un cuarto intermedio sin fecha de una nueva convocatoria, a poco más de 2 semanas de que comiencen las clases. En diálogo con Matanza Digital, la referente de Suteba La Matanza, Romina Del Plá, aseguró que la oferta “no tiene tal carácter porque no habla de lo que hemos perdido en 2018”.

“Tenemos un salario que quedó 20 puntos debajo de la inflación del año pasado y que viene siendo misérrimo. El salario inicial de un maestro de grado está $16.500, diez mil pesos por debajo de la canasta de pobreza. La situación es extremadamente grave”, aseveró la dirigente.

Las declaraciones de Del Plá vienen a colación del último documento publicado por la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE), que habla de la situación de los docentes del país. El informe ubica el salario docente argentino entre los más bajos del mundo, y Argentina se encuentra ante última en el ranking de salarios docentes que conforman los 37 países de la OCDE.

“Necesitamos un aumento del salario básico e inicial para achicar la brecha con el salario de pobreza. No podemos permitir que desde el vamos se pretenda que un docente, para pagar el transporte, las tarifas, los alimentos y su alquiler, tenga que trabajar doble o triple cargo de arranque”, criticó la sindicalista.

Otro de los puntos que reclaman los docentes que se trate en la reunión paritaria es la convocatoria a un plan de infraestructura para solucionar las problemáticas edilicias de las escuelas. Pero por el momento no hubo avances concretos. “Estamos empezando a realizar relevamientos para ver la situación de las escuelas. Si no hay soluciones y las escuelas no están en condiciones adecuadas, no vamos a permitir que funcionen”, aseveró Del Plá.

Así las cosas, tras sólo haberse celebrado sólo un encuentro, la falta de acuerdo entre partes puede llevar a que el inicio de clases se vea interrumpido por medidas por paros. “La convocatoria del gobierno fue tardía. La semana que viene vamos a realizar asambleas generales y empezaremos el camino de ir convocando a medidas de fuerza si el gobierno no se sienta a discutir con nosotros”, cerró la dirigente.