Foto: Prensa Senado.

El Senado aprobó y giró a la Cámara de Diputados este miércoles, con 39 votos a favor y nueve en contra, un proyecto de aumento del presupuesto para el área de Ciencia y Técnica, impulsado por el senador santafesino Omar Perotti (PJ) y cerca de una veintena de legisladores del FpV-PJ, el GEN, Proyecto Sur y los peronistas puntanos y cordobeses.

La medida apunta a convertir la inversión en Ciencia y Técnica en una política de Estado, que lleve el presupuesto dedicado a esa área al 3 por ciento del PBI en 2030. Según el Presupuesto 2017, el monto destinado a Ciencia y Técnica representa el 0,34% del PBI, y de convertirse en ley el proyecto, alcanzaría en 2018 alcanzaría el 0,51%, creciendo paulatinamente en orden al 0,15 anual y 0,25 por ciento a partir de 2024.

A su vez, el proyecto fija una distribución federal de los fondos, ya que establece que como mínimo el 20 por ciento del presupuesto total asignado se destine en las provincias y la ciudad de Buenos Aires. Entre otros puntos, prevé “la formación de profesionales y técnicos especializados en el país y en el exterior; mayor infraestructura y equipamiento; mayor financiamiento para la investigación científica y tecnológica; y la innovación productiva e incentivos a la inversión del sector privado en investigación, desarrollo e innovación”.

“Con este proyecto le estamos dando a los argentinos una señal de un país diferente para generar equidad, posibilidades reales de crecimiento, trabajo y desarrollo”, aseguró durante la aprobación el legislador santafesino Omar Perotti, que preside la Comisión de Tecnología del Senado. “Estas metas no son caprichosas. Surgen de los informes y recomendaciones der la propia UNESCO y los Desarrollos del Milenio de las Naciones Unidas”, agregó.

Cambiemos, la única fuerza que se opuso al proyecto

El bloque que responde al gobierno votó en contra del proyecto de ley. Incluso algunos senadores de la UCR se retiraron de la sesión a la hora de la votación, lo que puede leerse como una muestra de disconformidad con la orden bajada desde la Casa Rosada. De sancionarse en Diputados, y mantener la férrea oposición al proyecto, la medida podría implicar un nuevo veto de Macri a una ley consensuada entre la oposición.

“¿Pueden los representantes del pueblo y de las provincias de hoy decir a los que va a elegir el pueblo en el futuro hasta el 2030 –o podría ser hasta el 2050 o el 2500–, cómo tienen que hacer su presupuesto, cuánto tienen que gastar en algo que se le ocurra a la actual legislatura de acá a treinta años? Me refiero a cualquier tema, no a esta cuestión puntual”. Con esas palabras justificó la oposición al proyecto del Gobierno, el senador de Cambiemos, Federico Pinedo.

Si bien puede cuestionarse el contexto pre-electivo en el que se sancionó el proyecto, los argumentos de Pinedo contradicen las propias promesas de campaña del oficialismo, en las que llamó a instrumentar “políticas de Estado a largo plazo” o las propias acciones en materia económica que llevó a cabo el Gobierno, como la emisión de un bono de 2750 millones de dólares a 100 años, que terminarán se terminará de pagar luego de varias generaciones.

Una misma matriz de ideas: investigadores en lucha

La sanción del proyecto se da en el contexto de nuevas protestas que llevan a cabo investigadores contra el ajuste en el Conicet y que reclaman por la incorporación de casi 500 científicos que quedaron excluidos de ingresar al organismo en 2016. El año pasado, luego de la toma del Ministerio de Ciencia y Tecnología de la Nación, las autoridades se habían comprometido a reubicar a los becarios afectados. A su vez, este año, el Conicet viene de determinar recortar el ingreso de nuevos investigadores a la mitad.

El acuerdo de 2016 es negado actualmente por el círculo que responde al ministro Lino Barañao, que les ofreció la incorporación de cientos de los investigadores a universidades para ser Jefes de Trabajos Prácticos y a una decena para formar parte de organismos estatales como el INTA o el INTI. La propuesta fue rechazada por los científicos, alegando que no respeta el acuerdo logrado el año pasado, ya que cobrarían menos y no gozarían de estabilidad laboral. Sin solución a la vista, se esperan nuevas protestas en los próximos días.