El Senado rechazó esta madrugada por 38 votos en contra versus 31 a favor, el proyecto de ley de Interrupción Voluntaria del Embarazo, que había sido aprobado en la Cámara de Diputados el pasado 14 de junio.

La decisión de los senadores cerró la puerta a la posibilidad de que Argentina se sume al grupo de países que han legalizado el aborto y trae como contrapartida que el proyecto para legalizar el aborto no podrá tratarse hasta el 1 de marzo del año que viene.

El interbloque que más votos aportó rechazando el proyecto fue el de Cambiemos con 17 votos en contra. Medido por porcentajes, el 60% de los senadores del PRO votaron en contra, numero superado sólo por los senadores radicales, ya que el 73% votó en contra de la ley. En los legisladores del Partido Justicialista, el porcentaje de rechazo fue del 50%, según un análisis realizado por La García.

Detrás de Cambiemos, los senadores del interbloque peronista de Argentina Federal, aportaron 11 votos en contra la ley. Los 9 votos negativos vinieron de otros bloques minoritarios, siendo el más importante el interbloque Parlamentario Federal que aportó 3 votos en contra.

El bloque que más votos a favor aportó fue Argentina Federal, con 12. En segundo lugar estuvieron Cambiemos y el Frente Para la Victoria aportaron 8 votos a favor cada uno. Porcentualmente el FPV fue el partido que más votos positivos tuvo: el 89% votó a favor, es decir, 8 de sus 9 senadores se pronunciaron a favor de sancionar la interrupción voluntaria del embarazo.