Mientras las dos CGT de La Matanza coquetean con la unificación, el sindicalismo matancero sumó un nuevo nuevo objetivo para lograr la unidad: normalizar las 62 Organizaciones Peronistas de La Matanza. La semana pasada unos 15 dirigentes del sindicalismo local mantuvieron una reunión en la que acordaron relanzar el espacio.

La reunión contó con la participación de todos los sectores, incluido el que actualmente lidera las 62 Organizaciones de manera oficial, tras haberse normalizado a fines del año pasado con el apoyo abierto del gobierno. “El espanto nos une”, sintetizó a MD el secretario general de las 62 Organizaciones de La Matanza, Marcelo Dávila, uno de los hombres que fomenta el relanzamiento del espacio.

A nivel nacional hay por los menos 3 facciones de las 62 Organizaciones. Según explicó Dávila, el espacio de unidad matancero se alinearía con el sector que responde al titular de la Asociación Obrera Textil (AOT), Hugo Benítez, quien en septiembre asumió al frente de las 62 organizaciones con el apoyo de la mayoría de los grandes gremios de la CGT.

Sin embargo, el sello -y por ende el reconocimiento administrativo oficial- lo sigue teniendo las 62 Organizaciones que responden al titular de la Uatre, Ramón Ayala. Esta última se encuentra en alianza con el gobierno, siguiendo los pasos que trazó su antecesor hasta su muerte, el gremialista Gerónimo ‘Momo’ Venegas.

“La de Benítez está impugnada por el gobierno”, indicó referente del sindicato de Guincheros, explicando que el objetivo es “hacer el aporte para la unidad en la región” para “después sí tener algo fuerte legalmente”.

En ese sentido, son dos nombres que están en pugna para encabezar las 62 Organizaciones matancera. Marcelo Barreiro por la Uta, con el apoyo del sector de la CGT que dirige Mario Ortiz, y Heraldo Cayuqueo de la Uocra, avalado por la CGT Unidad de Ernesto Ludueña. Dávila daría un paso al costado de las nuevas 62 Organizaciones, integrándola sin cargos.

Los reacomodamientos buscan tener una expresión consecuente en el armado del peronismo de cara a las elecciones de 2019. Así, los sindicatos buscarán recuperar lugares en las diferentes legislaturas y para eso el Partido Justicialista constituye una herramienta clave. “Necesitamos a alguien del movimiento obrero que tenga un peso importante para que pueda pensar los destinos de la provincia”, aseguró Dávila.

En ese sentido, agregó que los sindicatos están “hablando con varias regionales, como Moreno, San Pedro, San Nicolás, San Martn y José C. Paz, para poder conformar algo a nivel provincial y tener un movimiento unido y fuerte”.

Como contracara, la movida representa un desgaste definitivo en la relación que mantenían los sindicatos con el gobierno provincial y nacional. “No estamos de acuerdo en nada de lo que está haciendo este gobierno. Trae pobreza para todos los trabajadores y todos los ciudadanos de La Matanza”, indicó Dávila.

Sin embargo el camino hacia la unidad no está exento de dificultades: “Es imperioso que nos juntemos como movimiento obrero. Pero un movimiento obrero de verdad, no ese movimiento obrero que fue siempre en La Matanza que son 3 o 4 caciques que manejaban a dedo que se tenía que hacer y el resto acatábamos”, cerró.