El valor de la independencia judicial

Ante la pérdida de privilegios, la amenaza de renuncia muestra la falta de valoración de los magistrados por la Justicia.

Una de las críticas de la oposición cuando el Congreso congeló la fórmula de movilidad jubilatoria fue que no se ponían en cuestionamiento las jubilaciones de privilegio de jueces y diplomáticos. El gobierno respondió con un proyecto en ese sentido.

El sistema previsional aporta más de 12 mil millones de pesos para sostener el déficit que provoca la caja jubilatoria de privilegio. En promedio son haberes de 200 mil pesos mensuales, aunque en algunos casos supera los 700 mil.

Algunos miembros de la élite del Poder Judicial amenazaron con adelantar su jubilación para no perder ese privilegio. Incluso argumentaron que perderían independencia en sus funciones ante el recorte.

El eje que se ensayó desde medios concentrados y grupos de presión de los jueces fue que el Poder Ejecutivo busca provocar un éxodo de jueces para colonizar la justicia. Ayer se supo que jueces federales, con el actual régimen cobran 400 mil pesos por mes de jubilación. Con el nuevo pasarían a percibir entre 370 y 320 mil pesos.

Quienes ocupan cargos jerárquicos en el aparato de justicia deberían priorizar, por vocación de servicio, el bien jurídico mayor. Según su planteo, deberían proteger la independencia del Poder Judicial. La amenaza de adelantar la renuncia, entonces, muestra la falta de valoración de los magistrados por el rol que desempeñan, ante la evidente priorización del privilegio económico.