El gobernador del Movimiento Popular Neuquino (MPN), Omar Gutiérrez obtuvo la reelección con el 40% de los votos y no trajo sorpresas para la provincia que es gobernada por el MPN desde 1962.

Si bien se esperaba una fuerte polarización entre el oficialismo neuquino y el kirchnerismo que llevó en la lista de Unidad Ciudadana a Ramón Rioseco, este último quedó casi 15 puntos detrás con el 26% de los votos.

La fuerza del gobierno, que llevó a Horacio “Pechi” Quiroga quedó en un lejano tercer lugar, obteniendo el 15% de los votos. A pesar del resultado adverso, desde la Casa Rosada se mostraron satisfechos con el resultado electoral: el mayor miedo era que ganara el kirchnerismo y se mostrara fortalecido de cara a las elecciones nacionales.

La elección se llevó a cabo en medio de las denuncias por irregularidades de las máquinas de voto electrónico, que en algunos casos no registraron la opción elegida por los votantes. Sin embargo, las denuncias -más que confirmar la falta de fiabilidad que tiene el sistema de voto electrónico- no modificaron el normal desenlace de los comicios.