Después de un año y medio del asesinato de Julieta Mena (19) y de su bebé de dos meses de gestación, ayer el Tribunal Criminal N°5 de La Matanza dió comienzo al juicio contra Marcos Mansilla, en el que la fiscalía solicitó la prisión perpetua para el femicida.

La defensa, a su vez, solicitó la absolución o el cambio de carátula de la causa a “homicidio preterintencional”, que significaría la no intencionalidad de matar por parte del acusado. Mansilla también argumentó no saber que su pareja estaba embarazada al momento del femicidio, lo que fue desmentido en la investigación al conocerse un intercambio de mensajes de texto.

La resolución final se dará a conocer el próximo martes 11 de abril al mediodía. La causa está caratulada como “femicidio doblemente calificado por el vínculo y por mediar contexto de violencia de género”.