La gobernadora María Eugenia Vidal acompañó al precandidato a intendente Alejandro Finocchiaro en una reducida reunión con vecinos en la localidad de Tapiales tras los cruces que tuvo con la administración local por las políticas en materia de seguridad y en ingreso del SAME.

Con un puñado de no más de 10 vecinos y en un ambiente ameno, el gobierno centra su campaña en lugares donde tiene la certeza de que puede “pescar” algún voto y las localidades del primer cordón del Gran Buenos Aires son las indicadas.

“En muchos sentidos La Matanza es un símbolo del sistema que gobernó a la Provincia más de 28 años, la Provincia del abandono, de las mafias, de las promesas sin cumplir y las obras que nunca llegan”, puntualizó la mandataria provincial a través de las redes sociales.

Va a ser crucial para Juntos por el Cambio la performance que realice Finocchiaro en suelo matancero para mantener viva la esperanza de lograr retener la presidencia de la Nación y la gobernación bonaerense.

En 2017 Cambiemos logró arañar el 30% de los votos y ubicarse a 20 puntos de Unidad Ciudadana. Buscarán mejorar ese resultado ya que, confían en las oficinas del PRO, no alcanza con igual la elección que se realizó hace dos años.