Wingderecho

Cae el sol en el oeste. Esta vez nos aventuramos por fuera de los límites de La Matanza, pero la impronta de barrio es la misma. Llegamos a Haedo. Persiguiendo la pista de malvones buscamos algún vestigio del taller dónde Beto construyo su nave de fibra. Sin éxito.

Nos encontramos en la puerta, van llegando los muchachos de la banda, algunos arrastrando la rutina en una camisa cansada o en un bolsito. Desde adentro no escuchan el timbre, alguno encerrado en la acústica de una sala nos ignora. Gritos random interrumpen la tranquilidad de la cuadra hasta que nos abren. Estamos adentro.

Carteles: “Sala Luis Alberto Spinetta”… “Oficina Capitán Beto”… No nos equivocamos en nuestra búsqueda. El estudio cuenta con varias salas que se alquilan por mes, se vive una especie de comunidad. Van cayendo “los vecinos”, giran chistes, mates, una cerveza. El ambiente es de un hostel permanente. Es un oasis donde escapar del día a día, haciendo lo que más les gusta hacer.

Stepenson: La pregunta fácil. ¿Por qué Wingderecho?

Wingderecho: Hay tantas bandas, tantos nombres que no se pueden usar, está la moda de usar frases largas para los nombres de las bandas, que la verdad los nombres de la mayoría de las bandas hoy por hoy llegan por descarte, no es que nosotros soñábamos con ponerle de tal o cual forma, Matías lo tenía en mente hace un tiempo porque le gustaba conceptualmente la idea del wing derecho, y yo que soy re futbolero dije sí, de una. El sustento del nombre te lo da lo que haces después artísticamente.

S: Cada uno de ustedes viene con distintas influencias musicales ¿Cómo conjugaron eso en el sonido de la banda?

 

WD: Somos un clericó. Tuvimos que lidiar un poco con eso a la hora de definir el sonido de Wing Derecho, optamos por corrernos del blues rock de los 70, aunque nos guste. El enfoque es el formato canción. Extrañamos en la escena nacional bandas que hagan canciones, tres minutos, lindas armonías, melodías y coros. A veces nos quieren instalar bandas novedosas y terminamos escuchando clásicos, bandas que hacían canciones. Nosotros anhelamos y laburamos para eso, Somos cuatro tipos enfocados para que ese formato salga lo mejor posible.

wdcita1
S: ¿Cómo traducen eso en el proceso creativo de encarar una nueva canción?

WD: Eso varia, según quien la traiga. Por ejemplo Maida suele traer las canciones “muy compuestas”, Tris viene con la melodía y a eso le agregamos la estructura, a veces este proceso se da en conjunto durante un ensayo, pero más allá de eso cada uno tiene sus funciones. Tristán es muy bueno con las melodías, le das una estructura y enseguida resuelve la melodía de voz, a mí me gusta más la parte del ensamblado, del armado de la canción, buscar que no se desnivele.

S: Entonces vos jugas de enganche y Tristán de Wing Derecho…

WD: Recibe y define. Hay algo de eso en cómo arrancamos, fue algo más lúdico como juntarse a jugar a la pelota los domingos, nos faltaba definición, cuando logramos eso fue tomando seriedad el proyecto. Hubo un período de adaptación.

Tristán Funes: Guitarra y Voz
Tristán Funes: Guitarra y Voz

S: Como una banda independiente ¿Cómo ven la escena under y las dificultades con las que se topan?

WD: Es muy difícil. Si tenés guita funcionas, si tenés guita vas a salir en la radio, es así. Lo último que importa es el hecho artístico, lo principal es lo comercial. Y como hay tanta oferta de bandas, porque estamos todos en una gran cola, para tener ese segundito, para mostrar lo que hace uno, hay mucha usura. Intentamos hacer música decentemente, lo hacemos como un hecho vital porque nos gusta hacerlo, con la idea de a que la gente le guste, después es todo muy cruel. Se subsiste a puro huevo, a puro pulmón, se arman fechas entre varias bandas, ciclos. Los lugares generalmente te imponen condiciones leoninas. No te ofrecen ningún tipo de ayuda para tocar,  aunque existen mejores arreglos que otros, pero el que tiene la infraestructura, un buen sonido, se aprovecha. El problema es que gente que no hace música está manejando los lugares para la música.

También hay un fenómeno que pasa con las bandas del under que cuesta mucho movilizar al público, nosotros somos de la zona de Ramos, y cuando tocamos, por decirles algo en San Justo, aunque sea acá nomás, nos cuesta mucho movilizar al público, eso le pasa a la mayoría de las bandas.

wdcita2
S: Teniendo en cuenta lo que dicen, que muchas veces los lugares necesitan que estén desde temprano, que descarguen todo, que armen, que lleven gente y encima se quedan con la mayor parte de la puerta,  y solamente te dan un chop de cerveza cuando estas tocando, en este ambiente hostil ¿Hay lugares donde traten bien a las bandas?

WD: Si, por supuesto. Generalmente son los lugares más chicos, las casas culturales, que no llegan a ser centros culturales. Son casas donde prevalece el cooperativismo, lo comunitario. Son lugares donde cada uno aporta algo, a veces es tocar hasta no muy tarde para que no caiga la cana. Es todo como clandestino, y si tenés que tocar en un lugar con un nombre o renombre ahí aparece la usura. En realidad estas subsistiendo, tratando lo mostrar lo que haces a duras penas.

No cambió mucho la escena desde que estaban Almendra, Manal… es difícil. Las posibilidades para el músico, para el actor, son pocas, es siempre la misma situación. Todos los que hacemos esto, lo hacemos porque verdaderamente no podríamos estar sin hacerlo, porque nos hace bien, no por pegarla. No pensamos todo el tiempo que va estar Santaolalla ahí mirándonos y que nos va a decir “¡Ey muchachos! escuche el último tema, la verdad buenísimo vénganse a grabar a Los Angeles”.wdcita3

Base rítmica: Matías Martulli en batería y Ariel Bravo en Bajo
Base rítmica: Matías Martulli en batería y Ariel Bravo en Bajo

S: ¿Cómo ven actualmente a la escena del rock con respecto a su capacidad de reaccionar ante las distintas situaciones sociales? Como contracultura, como caja de resonancia de la sociedad.

WD: Creemos que durante el último tiempo el rock de alguna forma se mal acostumbro. Lo vemos en los géneros que estéticamente son menos duros, o que no son vehículo de protesta, si bien el contexto es distinto existe una especie de “comodidad”. Pero eso también te lo va condicionando el negocio. A nosotros por ejemplo una productora cuando mandamos un demo, nos dijo que no lo aceptaban porque no querían que haya canciones con contenido político. Eso fue terrible.

S: Terminaron por encorsetar y domesticar al rock

WD: Nos mandaron las cláusulas del contrato, no aceptaban letras que tengan contenido ideológico. Ese tipo de cláusulas también existen en los distintos concursos. Todo lo que tenga que ver con el palo del rock hoy no es reaccionario, es sistemático. Nos quejamos, nos quejamos hasta que nos abren la puerta y ahí bueno… (RISAS).

Es muy difícil escribir una canción sin una connotación política porque todo lo que hacemos lo tiene. Por ejemplo tenemos una canción que se llama Nadie, inspirada en el caso de Marita Verón. Está faltando un lenguaje y una lírica, eso también un poco estamos tratando de construir. La maquinaria esta armada para lleguen bandas que hablen de nada. A ver… nosotros vivimos el 2001, somos parte de la generación que vivió Cromañon, todo es política, no se puede cerrar los ojos ante las cosas que están pasando. Entonces cuando lees cláusulas que te piden que seamos seres apolíticos ¡Eso es una fantochada! También está cambiando la lógica, ya no es negocio tocar, no es negocio el disco.

wdcita4S: Con el rock domesticado, y la
cumbia coaptada por una clase antagónica a la que le dio origen ¿Cómo explican este fenómeno?

WD: Es como dice Capussotto, el rock es reaccionario hasta que viene el capitalismo te lo mete en un paquetito y te lo vende. La industrialización de la queja. El ejemplo que das de la cumbia es paradigmático, ya hay una estética de como tienen que ser esas bandas.

Adrian Maidana: Guitarras
Adrian Maidana: Guitarras

S: ¿En que están trabajando actualmente?

WD: Recientemente largamos un EP con 4 canciones que se llama Adentro.

S: Teniendo en cuenta que buscan hacer canciones ¿Cómo es trabajar en un material discográfico con esa premisa? ¿Hay en ello un concepto, un hilo conductor o es un “compilado de temas”?

WD: No, se buscó un sentido estético teniendo en cuenta las canciones que teníamos. Tenemos estas cuatro canciones, las analizamos, le encontramos ese hilo conductor, ahí acomodas la idea. No es que agarras y decís yo quiero hacer The Wall, con lo que tenemos buscamos armar algo que tenga un sentido. La idea está centrada en el juego de adentro y afuera “Vení adentro que afuera te engañan” (Tema: Aura). Nuestra idea es seguir trabajando en un segundo EP que sería Afuera, y conjugar los dos en un disco. No queremos romper bochos ni abrir mentes, somos bastante terrenales y con el material que teníamos le fuimos dando un concepto.

Igual no somos tan resentidos como parece en esta entrevista (RISAS)

Wingderecho a un toque:
  • Miembros:
    Adrian Maidana: Guitarras varias.
    Ariel César Bravo: Bajo.
    Matias Martulli: Batería.
    Tristán Funes: Guitarra y voz.
  • Ciudad de origen: Haedo y Ramos Mejía.
  • Sello discográfico: Magdalena Records.
  • Clericó de influencias: Radiohead, The Strokes, The Beatles, Alice in Chains, Black Sabbath, Pearl Jam, Gustavo Cerati; Soda Stereo, Queens of the Stone Age, Soundgarden, Spinetta, Pappo´s Blues, R.E.M., Wilco, Charly García, David Bowie, Portishead, Massive Attack, Blur, Gorillaz.

Oriundos de la zona oeste del Gran Buenos Aires. Wingderecho consolida su formación entre finales de 2014 y principios de 2015. Siempre priorizando el formato canción, Wingderecho tiene como premisa generar una música directa, rockera y melódica. El 2016 los encuentra presentando su primer Ep, titulado “Adentro”, grabado en Magdalena Sound Studios, a principios de año.

Linkera:
https://wingderecho.bandcamp.com/album/adentro
https://www.facebook.com/Wingderecho/
http://www.comunidadfusa.com/bandas/wingderecho
https://soundcloud.com/wingderechobanda
https://www.youtube.com/watch?v=cdp8qMcUMTA