Un testigo del asesinato de la concejal de Río de Janeiro Marielle Franco involucró al presidente Jair Bolsonaro en el crimen. La noticia se dio conocer a través de un informe de la cadena de televisión Globo, en el que se difundió que uno de los acusados de asesinar a la concejala apareció en el condominio donde vive Bolsonaro el día de su asesinato.

El testigo es ni más ni menos que el portero del condominio donde vivía Bolsonaro en Río de Janeiro. Este relató que el ex policía Élcio Queiroz, acusado de conducir el automóvil desde el que dispararon cuatro veces en la cabeza a Franco, afirmó en la entrada del condominio que se dirigía a casa de Bolsonaro, entonces diputado de Brasil.

La entrada fue autorizada por alguien en el interior de la casa del ahora presidente, aunque Quieroz se habría dirigido al domicilio de Ronnie Lessa, acusado de haber sido el autor de los disparos. La respuesta de Bolsonaro no tardó en llegar y respondió enfurecido a través de un video que filmó en Arabia Saudita, donde se encuentra encabezando una gira presidencial.

“Tengo un compromiso, el de sacar a Brasil del agujero, a pesar da la prensa sucia, asquerosa, canalla e inmoral, como es Globo de Radio y Televisión”, dijo el mandatario brasileño, en el video que se difundió a través de las redes sociales.

Para el presidente brasileño, el portero “o mintió o indujeron al portero a cometer falso testimonio o escribieron algo en investigación que el portero no leyó y firmó. ¿Cuál es la intención? Siempre la misma, todo el tiempo están encima de mi familia, de mis hijos y de quien está próximo a mí”.