Buscar precios en el super: un ejercicio cada vez más necesario.

En medio de la crisis económica agravada por la corrida cambiaria que tuvo lugar el miércoles y jueves de esta semana, los comercios y las fábricas de La Matanza bajaron sus persianas frente a la pérdida de valor de referencia que implicó en sus productos la volatilidad del dólar.

“Ayer, después de la corrida cambiaria, los locales no abrieron directamente a la tarde viendo la situación donde no sabían donde estábamos parados”, explicó a Matanza Digital el presidente de la Federación Empresaria de La Matanza y comerciante de Laferrere, Claudio Pugliese.

La depreciación del peso de los últimos días impactó de lleno en los comercios: con un dólar más caro, aumenta el precio de los productos importados o nacionales, que en su mayoría tienen algún componente importado en la cadena de producción. Pero hasta que no se estabilice la moneda, que ayer llegó a $42 y hoy se mantuvo en $38, los productores y comerciantes no saben a qué precio vender.

“Fue una devaluación muy grande. Están todas las fábricas con las listas de precios suspendidas”, comentó Pugliese. Por otro lado, explicó que el traslado a precios ya comenzó a producirse en varios locales del distrito: “Algunos por la necesidad económica de la venta, que tienen que seguir vendiendo, pagar sueldos, cargas sociales y los cheques, aumentaron entre un 20% y 25% los precios que tienen, que es más o menos lo que se movió el billete”.

El comerciante alertó que la corrida cambiaria complicó aún más la situación de aquellas empresas que ya estaban con los números en rojo, en el escenario recesivo de la actividad económica que el Indec puntualizó que en junio cayó un 6,7% interanual. “Las fábricas que estaban complicadas ya la semana pasada, con paralización de personal y demás, hoy ya no saben para donde ir. Porque el que venía con caída de facturación, hoy pasó a vender cero”, alertó.

Y cerró: “Ya veníamos con una situación económica complicada y con la disparada del dólar vemos que van a ser tres meses muy duros. A futuro muchas cosas pueden mejorar para la industria nacional porque la devaluación te cambia el precio a cualquier producto importado, pero ahora no sabemos que va a pasar”.