MD: ¿Cuál es la relación que las Abuelas de Plaza de Mayo llevan con el actual gobierno?

Tuvimos un solo encentro con el presidente Mauricio Macri, fue una audiencia sin ningún éxito, pero la oportunidad del diálogo nunca se niega, hay que dialogar con todos los que tienen el poder dado por el voto del pueblo, tengan la ideología que tengan y si hay que discutir se discute. Todos los organismos tenemos necesidad de transmitir a los nuevos gobiernos qué estamos haciendo, qué falta, qué creemos se debe hacer y esperamos respuestas positivas. Los 13 organismos de derechos humanos, no solamente Abuelas, con todos los gobiernos hicimos lo mismo.

Repetimos la historia con este gobierno, sabiendo quienes eran porque ya habían sido gobierno de la Ciudad por 8 años y porque durante la campaña nos habían dicho que éramos un curro, o sea que éramos personas deshonestas y eso fue muy ofensivo pero pedimos una audiencia inmediatamente y nos contestaron que “el presidente no tenía tiempo para recibirnos” eso fue un desprecio. Luego nos recibió tardíamente porque venía Francois Hollande, el presidente de Francia que quería vernos y aceptamos, pero claro, antes de eso, sí nos recibió entonces el presidente Mauricio Macri.

MD: ¿Con la gobernadora María Eugenia Vidal tuvo la oportunidad de encontrarse?

Mantuvimos dos encuentros con la gobernadora María Eugenia Vidal: una cuando recién asumió con la que tuvimos una reunión cordial, donde le pedimos lo que necesitábamos y otra cuando inauguramos la comisaría 5ta como espacio de la memoria. Yo estuve correcta, con respeto por la autoridad pero jamás adulona y aproveché la oportunidad de pedirle por los maestros y las maestras, le dije que piense en que nadie puede vivir con 12 mil pesos y que yo les pediría a los que ganan mucho que intenten vivir con un salario docente, me contestó que no había dinero y yo le dije “pedile a los que tienen plata”.

MD: ¿Hay que preocuparse por la democracia argentina o es esta una democracia fuerte?

Estamos preocupadas, porque cotidianamente se está yendo en retroceso de lo que hemos ganado con los gobiernos anteriores, especialmente con el último -el que ellos defenestra porque esos años aprendimos a ser respetadas, escuchadas, consultadas, esta gestión se dedica a destruir lo que ya está.

¿Porque se pretende militarizar el país? Están sacando a esa fuerza (militar) de lo que saben hacer, que es cuidar las fronteras, la Prefectura cuidar de nuestros mares para que no nos roben. Con esto lo que quieren es buscar un “enemigo interno” que no lo hay, están aplicando la Doctrina de Seguridad Nacional que nació en el Pentágono y se implementó durante la dictadura cívico militar y eso no hay que permitirlo.

Tenemos un país rico en todo, en agua, en minerales, en petróleo y se lo van a ir quedando. Esto que le han hecho a Santiago Maldonado y a los mapuches es para entregarle las tierras a Benetton y el otro amigo de él Joe Lewis, la Patagonia está toda comprada se está vendiendo el país de tal manera que yo creo que están cometiendo un delito.

Los pedidos del FMI y la deuda externa que tenemos ahora no la hemos tenido antes, ahora hay que pagarla por cien años, esto tiene que enervarnos para que los que pueden, que son el Parlamento y la Justicia actúen. Hay tres poderes que tienen que ser independientes pero no lo son, salvo excepciones, que las hay de buenos jueces y de buenos parlamentarios, el resto defiende su provincia aceptando lo que sea a cambio de que no les quiten lo que tienen que mandarle y la justicia va para donde quiere el gobierno estamos viendo condenas sin pruebas de gente del gobierno anterior porque fíjate que los de este gobierno están libres. Recordemos que Macri estaba procesado cuando asumió como presidente.

MD: ¿Como ve a la oposición de cara al próximo año electoral?

La Unidad es lo número uno, unirnos aunque pensemos diferente en algunas cosas pero si queremos que esto no siga y que el año que viene se vote a quien nos salve y arregle esto. Cada uno desde su lugar pero todos juntos para no seguir con esto. Eso va a llegar, va a pasar porque hay una juventud muy movilizada, muy pura, muy fresca, son las juventudes que nunca piden nada se la juegan y también los mayores que tienen estos hijos e hijas jóvenes y que son interpelados por ellos van a acompañar y nosotras ahí estaremos siempre proponiendo la unidad.

Legalización de la Interrupción Voluntaria del Embarazo (I.V.E)

En medio de un debate que se presenta en la mayoría de las mesas de las familias argentinas Estela Barnes De Carlotto propone “defender el derecho humano a la vida y a la salud de esas mujeres que mueren por una mala atención clandestina o las que quedan con graves lesiones o impedidas de tener hijos cuando ya tienen la madurez, la disposición y el deseo de ser madres”.

En ese sentido, la presidenta de la Asociación -que se encarga de la búsqueda de bebés apropiados durante la última dictadura cívico militar- subrayó la importancia de entender a las mujeres “como dueñas de sus cuerpos y de su propia voluntad” y aclaró que “sobre el cuerpo y la mente de una, gobierna una, podemos pedir consejos, apoyo, ayuda, pero la decisión la tenemos que tomar nosotras. Cuando la iglesia lo plantea desde el punto de vista criminal esta extorsionando de alguna manera”.

“No se pone la mirada sobre los hombres nunca, a veces son gestaciones producto de
violaciones aberrantes, hasta incluso mujeres niñas discapacitadas. ¿Cómo van a
proponer que tengan el hijo y después lo den? ¿Qué somos las mujeres vacas y
tenemos hijos como si fuéramos terneros? Es muy duro escuchar ese tipo de cosas” se lamentó la referente mundial de derechos humanos y agregó: “hay cosas que hay que respetar aunque no coincidas”.

MD: ¿Alguna vez la juzgaron por su condición de mujer?

Quienes nos ofendieron a mí y a todas fueron los militares de la dictadura cívico militar de 1976 cuando nos llamaron locas y nos trataron de inútiles porque éramos mujeres, decían que nos íbamos a ir a llorar a nuestras casas, que nuestro lugar era la casa. Nosotras desafiamos dos cosas (como mujeres de la época): salir solas a la calle a buscar a nuestros hijos e hijas dejando a nuestro esposo a cargo de la famillia y la casa y trabajar.

Nosotras fuimos de la generación que trabajamos, había muy poquitas amas de casa
entre las Abuelas, la mayoría salía a trabajar, éramos profesionales, empleadas o
docentes. Y cumplíamos ese doble rol. Nos habían enseñado, que había que esperar al
marido arregladitas con los niños durmiendo, porque “pobre venía cansado!” Y resulta
que nosotras también éramos las pobres que llegábamos cansadas pero tratábamos de cumplir.

Hoy los padres jóvenes están al igual que las madres, colaboran en todo en la casa a
cocinar, a cambiar el bebé, porque el hijo es de los dos, los dos tienen derechos y
obligaciones. Esa igualdad es la que uno pide para la mujer en todo, en la casa, en los cargos públicos, porque tenemos los mismos derechos pero diferente actitudes y hay un complemento.