Estudiantes del Instituto Superior de Formación Docente n° 82 comenzaron las clases sentados en el piso debido a que la institución nunca recibió los bancos y mesas que debían haber recibido esta semana.

“Los chicos decidieron comenzar igual la cursada para no seguir atrasándose y perdiendo días de clases”, explicó a MD Agustina Villagra, presidenta del centro de estudiantes de la institución, ubicada en Av. Juan Manuel de Rosas 5795.

Son cinco cursos los que todavía no recibieron el mobiliario. Se trata de estudiantes de los primeros años de las carreras de Filosofía, Ciencia Política, Geografía y Economía, que comenzaron la cursada este lunes, una semana después que lo hicieron el resto de los estudiantes debido a que no tenían dónde sentarse.

La situación se resolvería a finales de esta semana, pero mientras tanto, las clases seguirán con los estudiantes sentados en el piso. Según explicó Villagra, el centro de estudiantes se reunió con las autoridades del Consejo Escolar, quiénes les notificaron que recibieron “un memorándum de entrega de que el mobiliario llegaría el viernes”.

Tienen pizzarones por la donación de un profesor

Tras años de reclamos, en 2018 el ISFD n° 82 recibió el nuevo edificio de la institución. Hasta ese entonces el instituto no contaba con una construcción propia para funcionar y dependía del espacio cedido por diferentes escuelas de la zona.

Pero desde su inauguración no recibieron ni bancos, ni pizarrones ni ningún elemento necesario para el dictado de clases. Todo el material debió llegar desde La Plata antes del comienzo de clases de este año.

A pesar de encontrarse con esta situación, los baches los fueron tapando de diferentes formas. “El municipio no envió mobiliario para 9 aulas de las 15 que hay. Eran excedentes de lo que le sobró en las repartición de escuelas secundarias”, comentó Villagra.

En el caso de los pizzarrones, la solidaridad de un docente fue clave para posibilitar el inicio de clases. “Ni siquiera nos entregaron los pizarrones. En el verano un profesor que además es empelado metalúrgico, hizo los pizarrones en su casa y los donó e instalo junto con compañeros del centro de estudiantes”, explicó la joven.