Estudiantes de las 14 escuelas de educación técnica que se encuentran en el distrito realizaron una movilización por la peatonal Arieta hasta el palacio municipal, donde cortaron la calle e hicieron una sentada en contra de la reforma educativa que planea el gobierno provincial.

Dicha reforma implica la eliminación de 1.476 horas de clases en todos los años que implica el ciclo educativo de un estudiante y pone en peligro la continuidad de materias relacionadas a las ciencias sociales y talleres técnicos específicos.

De la convocatoria participaron más de 70 alumnos y alumnas nucleados en un frente de estudiantes de escuelas técnicas, y estuvieron acompañados por docentes que adhirieron a la convocatoria.