Evo Morales Ayma logró imponerse en las elecciones de Bolivia y será el próximo presidente del país vecino por cuarta vez. Con el 95,09% de las mesas escrutadas, el dirigente del Más obtenía el 46,86% de los votos contra el 36,74% que logró Carlos Mesa de Comunidad Ciudadana, el principal referente opositor.

El resultado se dio a conocer luego de horas de tensión, ya que el Tribunal Superior Electoral de Bolivia suspendió el domingo el recuento provisional de votos cuando iba 85%. Hasta ese momento no se sabía si Morales iba a lograr una diferencia superior al 10% que exige la Constitución boliviana para ganar en primera vuelta.

El conteo se reanudó el lunes lunes y con el 95% del escrutinio se confirmó que el presidente evitaría el ballotage. La noticia causó movilizaciones convocadas por la oposición, que desconocieron el resultado de la elección y denunciaron que hubo “fraude”, y motivó quejas de la OEA por la forma en que se llevó a cabo el conteo.

Las movilizaciones que alentó Mesa se extendieron en varias ciudades del país. En Sucre se intentó tomar el Tribunal Electoral Departamental pero la policía dispersó a los manifestantes con gases lacrimógenos. También hubo incidentes en La Paz y Oruro, pero la situación no pasó a mayores.

Morales celebró su triunfo electoral. “Son cuatro elecciones consecutivas que ganamos. Y lo más importante, hermanas y hermanos, nuevamente tenemos mayoría absoluta en las cámaras de Diputados y Senadores. Ese es el resultado de la conciencia del pueblo boliviano”, dijo en su cuenta de twitter.