Los ex Presidentes de Bolivia y Ecuador, Evo Morales Ayma y Rafael Correa, respectivamente, fueron proscriptos por el Poder Judicial de sus países y ninguno podrá presentarse como candidato en las próximas elecciones. El boliviano planeaba postularse a senador mientras que el ecuatoriano iba a candidatearse como vicepresidente.

Respecto a Morales, quien fue derrocado de la presidencia en noviembre de 2019 tras lo que asumió Jeanine Áñez sin haber sido votada, el argumento con el que la justicia le impide candidatearse es que no cumple dos años de residencia ininterrumpida en su país, ya que desde aquel momento vive en Argentina.

Cabe recordar que Evo Morales había resultado ganador en las elecciones realizadas en Bolivia, pero tras las acusaciones de fraude y las amenazas de las Fuerzas Armadas y de la Policía Nacional, renunció a su cargo a pesar de haber convocado a repetir los comicios.

Por el lado de Rafael Correa, sobre él cayó una acusación de corrupción en una causa denominada “Sobornos” y fue rápidamente condenado a 8 años de prisión y 25 años de inhabilitación para ocupar cargos públicos. Había presentado un recurso de amparo pero fue rechazo por el Tribunal de Casación de la Corte Nacional de Ecuador.

El ex mandatario denunció, además, que las autoridades electorales modificaron la manera de aceptar candidaturas para que Correa, quien se encuentra en Bélgica, tuviera que hacerlo personalmente en su país y no de manera virtual, por lo que si regresara a Ecuador sería detenido.

Así, dos de los grandes referentes que tuvo Latinoamérica se suman a la proscripción ya recibida por Luiz Inácio “Lula” Da Silva, en Brasil, quien fue acusado de corrupción e impedido a candidatearse como presidente. Antes, la presidenta Dilma Rousseff había sido derrocada y había ocupado su lugar Michel Temer de igual forma que lo hizo la presidenta de facto en Bolivia, Jeanine Áñez.