En la última sesión de la legislatura bonaerense, llevada a cabo el pasado jueves, hubo un intercambio en el que Facundo Tignanelli, presidente del bloque de diputados del Frente de Todos, deslizó que la oposición no defendió a los más necesitados, mientras que su par de Juntos por el Cambio, Maximiliano Abad, pidió redistribuir mejor los ingresos.

Abad señaló que “es indispensable aprobar el proyecto de comunicación que le pide al Ejecutivo que la base de datos de la Anses la puedan tener los intendentes, para que no se pisen con ayuda en momentos donde la manta es corta, y que los recursos se distribuyan equitativamente”.

El dirigente camporista respondió a su turno con una chicana dirigida al legislador, al recordar que “nos tocó ver como el dueño de Vicentín se fugaba la plata del Estado y no había preocupación”, a lo que ironizó que “la preocupación siempre viene que haya un error de inclusión para quienes más lo necesitan”.

Por otro lado, Tignanelli destacó la actitud de la oposición agradeciendo “a todos los bloques la responsabilidad con la que están acompañando las medidas que el poder ejecutivo pide para esta sesión”, aunque señaló que “la responsabilidad que tienen hoy no la tuvieron cuando gobernaron y dejaron hospitales cerrados”.

El legislador del radicalismo también se despachó contra el oficialismo al sostener que “lo único que no puede pasar es poner en cuarentena a los tres poderes del Estado con los cuales funciona la República”, en referencia a los decretos del Gobernador de la Provincia de Buenos Aires, Axel Kicillof, los cuales fueron tratados y aprobados en la sesión.

Tignanelli no tardó en responder y afirmó que “llevamos más sesiones que el año pasado cuando no había una pandemia, no escuché en ese momento a ningún diputado preguntar porque no se sesionaba”, señalando la poca actividad legislativa durante el mandato de María Eugenia Vidal.

En la sesión, además de los decretos y proyectos de Ley, se designaron las autoridades de las comisiones conformadas, que por primera vez quedaron en paridad de género. Así, habrá 22 presidentas y 24 presidentes, 26 vicepresidentas y 20 vicepresidentes, 31 secretarias y 15 secretarios.