El municipio firmó un convenio con Abuelas de Plaza de Mayo para acompañar la búsqueda de nietos y nietas apropiadas durante la última dictadura militar en La Matanza.

El trabajo conjunto se realizará a través de la subsecretaría de Derechos Humanos local, que funcionará como “nexo” entre quienes tengan dudas sobre su identidad y el banco genético de Abuelas. Esto permitirá el abordaje de los casos y la toma de muestras de manera local en La Matanza.

El convenio se firmó ayer en la sede de Abuelas con la presencia de la titular del organismo, Estela de Carlotto, la intendenta Verónica Magario y la responsable de la subsecretaría de Derechos Humanos, Amira Curi.

En diálogo con MD, Curi explicó que “la oficina de la subsecretaría va a funcionar como un nexo. Los que tengan dudas sobre su identidad se tienen que acercar, comunicarse con nosotros”.

Además, informó que el municipio también se comprometió a “señalizar y dar difusión de lo que hagan las Abuelas” al igual que brindar “capacitaciones sobre derechos humanos”.

Desde su formación, las Abuelas de Plaza de Mayo lograron localizar y restituir 128 personas que habían sido apropiadas por la última dictadura argentina, en el marco del asesinato y desaparición de sus familias. Sin embargo, el organismo estima que aún quedan unos 300 nietos y nietas por ser encontrados.

Magario denunciará la situación de los Derechos Humanos

Curi adelantó que la intendenta presentará un informe denunciando la situación de los derechos humanos en la Argentina en el próximo congreso de la Federación Latinoamericana de Ciudades, Municipios y Asociaciones (Flacma) que se celebrará la semana próxima en Chile.

“La intendenta le pidió a las Abuelas un documento sobre la situación de los organismos de derechos humanos, que están siendo desfinanciados, y sobre las causas de lesa humanidad que muchas están frenadas. Lo va a leer y poner al tanto a todos los países lo que está pasando en derechos humanos en la Argentina”, aseguró.