Ayer se trató el decreto de Mauricio Macri que elimina el Fondo Federal Solidario de la Soja, un impuesto a las exportaciones de soja y otros commodities para enviar recursos a los municipios para obra pública.

Durante la sesión convocada por la comisión bicameral de trámite legislativo, el oficialismo logró dictamen de mayoría favorable para aprobar el decreto a pesar de la resistencia de la oposición. Sin embargo, si los legisladores opositores se une en el recinto contra el DNU, la medida puede caer.

La sesión fue presenciada por la presidenta la Federación Argentina de Municipios (FAM) e intendenta matancera Verónica Magario, junto a otros intendentes de la Provincia que pelean desde hace semanas por la restitución del Fondo.

El momento de tensión se dio cuando los intendentes fueron impedidos de hablar por el presidente de la comisión, el senador de Cambiemos Luis Naidenoff, por no haber enviado una nota formal, según dijo el senador que dice el reglamento.

La sesión terminó con el discurso a viva voz de la intendenta matancera Verónica Magario, quién se quejó por ser impedida de hacer uso de la palabra. “Nos parece una falta de respeto haber asistido y no haber podido hablar”, criticó la intendenta, quién habló sin micrófono y parada en el medio del salón Illia del Senado.

“Lo que hay es cada vez más recortes, queremos que esta voz se pueda escuchar”, aseguró. Y cuestionó: “Los intendentes venimos desde hace más de 3 semanas generando acciones para que estos fondos sigan llegando a nuestra gente para cubrir las necesidades que hay hoy”.