Andrés Manuel Lopez Obrador (AMLO) consiguió una aplastante victoria en las elecciones presidenciales en México con el 53% de los sufragios y cambia el color político del país.

Esta victoria tiene resonancia regional ya que significa un triunfo de un partido de izquierda en la segunda economía de América Latina y frena el ascenso de gobiernos amigados con políticas neoliberales.

El gran perdedor fue el candidato del hasta ahora gobernante partido PRI, José Antonio Meade, quien sólo obtuvo el 15,6% de los votos y se posicionó en tercer lugar. En segundo lugar quedó Ricardo Anaya con el 22,6%, a más de 30 puntos del ganador.

Las principales expectativas con el triunfo de AMLO son el posicionamiento que tomará en la relación con Donald Trump en medio de las negociaciones por las reformas del Tratado de Libre Comercia de América del Norte, y sus políticas sociales para contener el avance del narcotráfico.

Por su parte, Trump se hizo eco de este resonante triunfo de Lopez Obrador en las redes sociales y lo felicitó por su victoria invitándolo a trabajar juntos por México y Estados Unidos.