El presidente de Ecuador Lenín Moreno anunció “el retiro definitivo” de Ecuador de la Unión de Naciones Suramericanas (Unasur), un organismo de integración económica y política sudamericano conformado en 2011 por gobiernos los progresistas de la región.

Su conformación había comenzado en 2008 con el impulso de los dirigentes Hugo Chávez (Venezuela), Rafael Correa (Ecuador), Néstor Kirchner (Argentina) y Luiz Inácio Lula da Silva (Brasil).

La organización comenzó a crujir a partir de 2018, cuando Argentina, Brasil, Chile, Colombia, Paraguay y Perú decidieron suspender su participación. La decisión coincidía con el recambio de los gobiernos de la mayoría de esos países, que pasaron a ser liderados por fuerzas de derecha.

Ahora se sumó Ecuador al boicot de la organización y confirmó que no solo se irá de la Unasur sino que también pedirá la devolución del edificio donde tiene sede ese organismo regional y que retirará la estatua del ex presidente Néstor Kirchner, quién fue el primer secretario general de la organización, ubicada en la entrada del lugar.

El anuncio coincide con la cumbre que se realizará la semana que viene en Chile, donde los países de la región buscarán avanzar hacia la creación del Prosur, el espacio promovido por los gobiernos conservadores y alineados con Estados Unidos, en el que Venezuela quedará excluida.

Ecuador es el segundo país en retirarse del organismo, luego de Colombia. El argumento de Lenín Moreno fue que la Unasur “se transformó en una plataforma política que destruyó el sueño de la integración”. Además, sobre el quite de la estatua de Néstor Kirchner, sostuvo: “Él no representa los valores de nuestro pueblo”.