Foto: Reuters.

Bolivia vive en estos momentos una de las situaciones de mayor tensión en su historia reciente y en Argentina los sucesos son seguidos de cerca, frente a la alarma que encendió el desarrollo de un nuevo golpe de Estado en la región. MD dialogó sobre lo acontecido con Iber Mamani, que es integrante del Frente Patria Grande y milita por la defensa de los derechos de la comunidad boliviana y migrante en Villa Celina.

“En Bolivia hay un revanchismo de los hijos de Colón. De esa cúpula oligárquica española, alemana y croata, que durante estos 13 años han perdido sus privilegios porque los indios hemos llegados al poder; nos hemos sentado en la Cámara de Diputados, de Senadores, porque recuperamos nuestros derechos y estamos recuperando lo que se nos ha robado en más de 500 años”, consideró el joven militante sobre los hechos que tienen lugar en su tierra natal.

El anuncio de la renuncia del presidente Evo Morales Ayma no fue indiferente para la Argentina, donde miles de personas movilizaron este lunes hasta la embajada de Bolivia repudiando el golpe de Estado. Por otro lado, la abrumadora mayoría del arco político, tanto oficialista como opositor, salió a denunciar lo que estaba ocurriendo en el país vecino. Pero la postura del gobierno fue contraria a la del conjunto de los partidos políticos y negó que haya ocurrido un golpe de Estado, tal como hicieron el Brasil de Jair Bolsonaro, el Chile de Sebastián Piñera y los EE.UU. de Donald Trump.

Al respecto, Mamani expresó: “el que calla otorga y la respuesta del canciller de Argentina en Bolivia es una línea que le va bajando el presidente Mauricio Macri, que dice que no hay un golpe, como dice Donald Trump. Esto hay que denunciarlo, estos líderes de la derecha responden a los intereses de su patrón, que en este caso es Estados Unidos”.

En ese sentido, el dirigente boliviano enfatizó que, más allá de las disputas locales que pueda haber tenido el gobierno de Morales, “el golpe fue orquestado por Estados Unidos”. “Nosotros sabemos que hay una disputa, no sólo en la región, sino a nivel mundial por la hegemonía y sabemos que los intereses del imperio son no perder parte del ‘patio trasero’. No vienen solamente por los masistas (del MAS, el partido de Evo), vienen para tomar posición nuevamente sobre nuestros recursos. El 41% del litio concentrado del mundo está en Bolivia, y todos sabemos que el litio va a ser una herramienta para el futuro”, agregó.

Tras la renuncia y el exilio del candidato más popular de Bolivia, el país vecino vive una situación de acefalía, ya que no quedó nadie en la línea de sucesión de Morales que se haga cargo de la conducción del Estado. Mientras tanto, las principales ciudades del país se encuentran militarizadas a través de una tarea en conjunto que realizan la policía y las fuerzas armadas, que se organizaron para frenar las movilizaciones de miles de organizaciones que repudian la interrupción del orden democrático.

“No voy a dar números por una cuestión de respeto, pero sabemos que ya hay varios muertos por balas de los policías en El Alto, por ejemplo. El ejército y la policía está saliendo a ejecutar a los que se oponen a este golpe de Estado”, aseveró Mamani. Otro hecho que agrava la situación, es el accionar de los grupos golpistas, que intervinieron los medios de comunicación evitando que se difunda libremente la información sobre lo que acontece.

“La información que nos llega a nosotros de Bolivia es a través de familiares y a través de las redes sociales, porque lo que ha hecho la derecha es quemar las instituciones y tomar posición en los medios estatales. No permiten que salga información, y hay una convulsión y una cacería de dirigentes sociales e indígenas. Es una vuelta al fascismo lo que ocurre”, denuncio el dirigente de Villa Celina.

Escuelas, universidades, hospitales, comercios, todos permanecen cerrados mientras la violencia recrudece en las calles. Este martes la Asamblea Legislativa buscará sesionar para designar a la persona que estará al mando de Bolivia, pero el contexto de persecución a funcionarios de Morales y de enfrentamientos en la calle complejiza la salida por la vía parlamentaria. “Hay una situación de incertidumbre, que no se sabe que va a pasar porque en Bolivia gobiernan hoy los mercenarios paramilitares contratados por la derecha boliviana y los Estados Unidos”, sostuvo Mamani.

Y cerró: “La derecha ha cometido su objetivo en generar un golpe de Estado y lograr la renuncia de Evo Morales. Pero ahora ninguno se quiere hacer cargo de este baño de sangre y ninguno se va a sentar en el sillón presidencial, porque saben que van a ser condenados. Mañana todo esto se va a llevar a la justicia, por eso ahora son tan cobardes que están confrontando entre ellos mismos y no saben que hacer. Por eso le piden a las fuerzas armadas que tomen posición y que salgan a reprimir a la gente que se está levantando”.