(imagen ilustrativa)

El hecho ocurrió ayer alrededor de las 13:30 hs en la esquina de las calles Celestino Vidal y Quevedo y Villegas cuando un cobrador y un policía federal retirado de 45 años, que oficia de custodio arribaron en una moto a un kiosco ubicado en esa zona.

Según los voceros oficiales, el cobrador debía retirar en el comercio el pago correspondiente a una cuota por la compra de una máquina, cuando fueron interceptados por dos «motochorros» armados.

Ambos delincuentes descendieron de la motocicleta con las armas en sus manos y, tras amenazarlos, uno de ellos le sustrajo dinero al cobrador, que formaba parte de un pago que había retirado previamente en otro negocio.

En tanto, el otro asaltante le apuntó al policía retirado, ante lo cual el hombre extrajo un arma de fuego y le efectuó dos disparos al joven, que cayó al suelo y murió en el acto, informaron fuentes judiciales.

En esas circunstancias, el cómplice del delincuente muerto escapó a la carrera con el dinero robado y aún permanece prófugo.

Los investigadores establecieron que el asaltante fallecido tenía 18 años y que vivía a unos 150 metros del lugar del hecho, mientras que al lado de su cuerpo fue encontrada una pistola calibre 9 milímetros, que fue secuestrada para que sea sometida a peritajes, junto al arma utilizada por el policía retirado.

Interviene en la causa el fiscal Marcos Borghi, a cargo de la UFI Temática Homicidios del Departamento Judicial de La Matanza, quien aguardaba el resultado de las pericias y ordenó el traslado del cuerpo del joven a la morgue judicial para realizar la autopsia correspondiente.

Asimismo, el fiscal Borghi al momento no adoptó ningún temperamento legal en cuanto al policía jubilado de la fuerza, al considerar que actuó en el marco de la legítima defensa, añadieron los informantes.