Un oficial del Comando de Patrullas de San Martín mató de tres balazos a un delincuente que, junto a un cómplice, intentó robarle el auto. El hecho ocurrió en la esquina de Apipé y Ruta 1001, en la localidad de González Catán.

El hecho se produjo cuando el agente policial, que se desplazaba en su vehículo particular,  sufrió un desperfecto mecánico y, al detener la marcha, fue abordado por dos hombres que se movilizaban en motocicleta con intenciones de robo.

Ante esa situación, el policía se identificó como tal y comenzó un enfrentamiento armado en el que resultó herido uno de los delincuentes, mientras que el restante emprendió la fuga a bordo de la moto. Por su parte, el policía resultó ileso en el enfrentamiento.

Cuando los efectivos de la comisaría de González Catán arribaron al lugar, constataron que el sujeto baleado ya estaba fallecido. El fiscal interviniente ordenó preservar el lugar y dar conocimiento a Gendarmería Nacional Argentina (GNA) para que se haga cargo de los peritajes, según informó Télam.

Momentos después arribó al lugar un móvil de GNA, de la División Unidad de Criminalística y Estudios Forense de la Zona Oeste, cuyos especialistas realizaron la correspondiente recopilación de evidencia en el lugar. El fallecido presentaba tres impactos de arma de fuego.

En la causa interviene la Unidad Funcional de Instrucción (UFI) temática de Homicidios de La Matanza y la causa es investigada por el fiscal Marcos Borghi, quien hasta el momento no adoptó ningún temperamento para con el efectivo, dado que sostiene la idea de que actuó en legítima defensa.