Andrade y Chassaing, la esquina donde ocurrió el hecho.

El día de Fernanda transcurría con normalidad, en la comodidad de la rutina. “Venía caminando por Andrade, cruzó Chassaing y cuando subo al cordón escucho la frenada de un auto”.

Fernanda es mamá de tres hijos, dos de los cuales asisten a la Escuela Primaria n° 107. “Miré porque pensé que era un choque”, explicó la madre, quien todavía se encuentra convaleciente producto de los golpes que sufrió ayer.

De un vehículo color negro con vidrios polarizados -el cual no logró identificar- se bajaron una mujer y un hombre que intentaron arrebatarle a su bebé de sus brazos.

“Se abren las dos puertas las de adelante y la de atrás, y se baja una mujer que viene directo hacia mi bebé y la persona de adelante que era un pibe con una visera se pone atrás mío”, explicó.

“Me decían ‘dale puta, dame el bebé’. Cuando yo lo abrazo fuerte a mi hijo, ahí siento un tironeo en el pelo que me tira para atrás”. A pesar de recibir golpes e insultos de los atacantes, la madre sostuvo firme a su hijo.

La situación finalmente concluyó con los atacantes huyendo por el grito de alerta que emitió Fernanda, quien se resguardó en la Escuela n° 107.

Los oficiales de la policía local que actuaban en la zona la escoltaron hasta el hospital Teresa Germani, donde Jonas, su bebé, fue revisado por los médicos ya que había sido golpeado durante el forcejeo.

Posteriormente se dirigió a la comisaria 4° de Laferrere, pero no llegó a realizar la denuncia. “Estuve 40 minutos esperando en la comisaria y nos decía que tenia que esperar”, comentó. En la Comisaría la derivaron a la Fiscalía de turno, lugar al que, producto del cansancio por el agotador día, no pudo acudir.