Foto ilustrativa.

El hallazgo del cadáver fue reportado ayer, alrededor de las 15, en una casa ubicada en Tomás Antonio Valle al 5600, frente al Colegio Perito Moreno en la localidad de González Catán en el partido de La Matanza.

Fuentes judiciales informaron que todo comenzó cuando la empleada doméstica que iba a limpiarle la vivienda tocó el timbre pero el hombre, identificado como Gerardo Medina de 57 años, no respondió y sólo ladraba su perro.

La mujer dio aviso a un vecino que también comenzó a llamar a la víctima pero como seguía sin contestar entró por una ventana a la que le faltaban los barrotes. Según las fuentes, el hombre halló a su vecino muerto en el baño y atado de pies y manos, por lo que llamó al número de emergencias 911.

Efectivos de la comisaría de González Catán arribaron al lugar y constataron que Medina había fallecido, en principio por los golpes recibidos en el rostro y la cabeza.

Los investigadores observaron que la casa estaba toda revuelta, que los colchones estaban rotos y que habían sacado los aires acondicionados, añadieron las fuentes.

El hermano de la víctima contó a los detectives que Medina vivía solo y no manejaba dinero en efectivo, por lo que se cree que los ladrones obtuvieron un dato equivocado. Al respecto, también relató que la última vez que habló con él fue ayer a las 21.30 y como lo encontraron con el pijama puesto sospechan que los homicidas forzaron los barrotes de la ventana e ingresaron durante la madrugada.

El fiscal Carlos Arribas, a cargo de la Unidad Funcional de Instrucción (UFI) Temática Homicidios del Departamento Judicial La Matanza, ordenó la autopsia para determinar las causas y la hora de la muerte de la víctima.

Los investigadores analizan las cámaras de seguridad de la zona para tratar de identificar a los agresores. Todavía no hay detenidos.