El Banco Central de la República Argentina decidió extender la gratuidad en el uso de los cajeros automáticos hasta el próximo 31 de marzo. De esta forma, los bancos no podrán cobrar costos ni comisiones por la extracción de dinero efectivo ni por ninguna otra operación realizada en esas máquinas, sin importar a qué banco pertenece cada cliente.

La prohibición de aplicar esos cobros había sido dispuesta por el BCRA en marzo de este año, en el comienzo de las medidas económicas vinculadas a la pandemia de Covid-19. Se trata de la tercera prórroga de esa medida, que en ese momento el Central había aplicado hasta el 30 de junio, luego extendió hasta el 30 de septiembre, después lo hizo nuevamente hasta 31 de diciembre y ahora prolongó hasta el 31 de marzo de 2021.

De esta manera, los usuarios de los bancos no tendrán que pagar nada por usar los cajeros para hacer depósitos, extracciones o consultas de cualquier tipo, sin límites de importe ni de cantidad de extracciones.

La norma establece esa gratuidad “sin distinción alguna entre clientes y no clientes, independientemente del tipo de cuenta a la vista sobre la cual se efectúe la correspondiente operación, y de la entidad financiera y/o la red de cajeros automáticos a la cual pertenezca”.

A la vez, el BCRA mantuvo el límite mínimo de $15.000 de extracción diaria por cuenta en una única operación. De esta forma, cualquier persona que tenga una cuenta bancaria, incluyendo las previsionales o de ayuda social, podrá retirar $15.000 por día de cualquiera de los 18.000 cajeros automáticos que funcionan en el país sin costo alguno.