Los organismos de derechos humanos de La Matanza que integran la Mesa de la Memoria local llevarán a cabo un acto homenaje en la puerta de la Mercedes Benz, donde colocarán una placa en memoria de los 15 trabajadores de la fábrica desaparecidos durante la última dictadura militar.

El acto se llevará a cabo el sábado 14 a partir de las 10:30, en el portón de ingreso a la planta ubicada en Juan Manuel de Rosas 26.801 (Ruta 3, Km 43), en la localidad de Virrey del Pino.

La actividad tiene lugar mientras se lleva a cabo el juicio para condenar a los represores que intervinieron en las tareas, pero también para juzgar a civiles que participaron entregando a los trabajadores a los grupos de tareas. El juicio comenzó en abril de este año, y es un desprendimiento de la Megacausa de Campo de Mayo que lleva a cabo el Tribunal Oral Federal n° 1 de San Martín.

Durante la dictadura al menos 20 trabajadores de la empresa fueron secuestrados por los grupos de tareas, de los cuales 15 permanecen desaparecidos. Sus nombres son: Miguel Grieco, Antonio Vizzini, Hugo Ventura, Esteban Reimer, Carlos Cienciala, Oscar Álvarez Bauman, Charles del Carmen Grossi, Fernando Del Contte, Héctor Belmonte, Alberto Gigena, Diego Nuñez, Jorge Alberto Leichner, Juan José Mosquera, Alberto Francisco Arenas y Carlos Antonio Pacino.

“En estos secuestros se evidenció la articulación entre el Batallon de Inteligencia 601 del Ejercito y la Policia Bonaerense al frente del Circuito Camps. En estos casos intervinieron efectivos policiales de la Brigada de Investigaciones de San Justo, de las Comisarias de Ramos Mejía y Laferrere, de la Brigada de Investigaciones de Lanús, conocida como ‘El Infierno de Avellaneda’, y efectivos militares del Regimiento N° 3 de La Tablada y del centro clandestino de detención tortura y exterminio (CCDTyE) ‘El Campito’ en Campo de Mayo”, explicaron en un comunicado desde la Mesa de la Memoria.

Durante el acto también se homenajeará con un mural a Dionisia Loza y Mónica Silva Redón, que eran parejas de Carlos Cienciala y de Oscar Alvarez Bauman respectivamente, y que también fueron secuestradas junto a ellos por la dictadura.