Los docente formalizaron el acuerdo con el gobierno de María Eugenia Vidal. Tras la última propuesta paritaria del gobierno, los sindicatos habían exigido el cumplimiento de una serie de puntos, que finalmente fueron aceptados para cerrar el conflicto con los gremios.

Los docentes tendrán de esta forma un aumento salarial actualizado por inflación, es decir, la famosa cláusula gatillo que el año pasado les fue negada sistemáticamente a los gremios, más un plus de 15,6% para recuperar las pérdidas del 2018.

Uno de las condiciones que había pedido el sindicato más importante, Suteba, era el no descuento de los días de paro. Finalmente el gobierno accedió al reclamo siempre y cuando se cumpla con el calendario escolar de 180 días de clases.

“Los docentes no van a perder contra la inflación”, prometió la gobernadora anunciando que el gobierno “dejó atrás el conflicto” con los sindicatos. De esta forma el gobierno eligió cambiar de estrategia y “cerrar” con los sindicatos más importantes de la provincia, de cara a un año electoral que promete ser movido.