Un chofer de la línea 621 fue atacado por un delincuente en la calle Monasterio, en la localidad de González Catán, y recibió golpes en su cabeza  debido al intento de robo que finalmente no se consumó. El hecho ocurrió en la madrugada del pasado lunes a las 5 de la mañana.

“Nuestro compañero está bien. Tiene 4 puntos en la cabeza y golpes en la rodilla por la situación que vivió, pero está fuera de peligro”, confirmó el delegado Jorge Vizcarra al ser consultado por MD.

Como método de protesta, los trabajadores de la empresa Nuevo Ideal San Justo decidieron interrumpir el recorrido del ramal a Pontevedra y, según confirmaron desde el cuerpo de delegados, “tenemos una reunión a la tarde con la empresa por la seguridad de nosotros”.

El pasado 11 de noviembre, otro chofer fue baleado en cerca de las 4.30 horas y sus compañeros también adoptaron una medida de fuerza similar para denunciar la desprotección que atraviesan los trabajadores del transporte de media y corta distancia.

En estos momentos no se espera ninguna interrupción del servicio, pero los trabajadores le reclamarán a la empresa y a las autoridades políticas que se adopten medidas de seguridad para no volver a sufrir estos hechos, que pone en riesgo sus vidas.