“Yo no soy parte del barrio. Vivo en un barrio cerrado en Ituzaingó”. Eso mismo fue lo que le respondió el comisario de la comisaría distrital oeste 2° de San Carlos de Isidro Casanova, Horacio Brítez a una vecina que reclamaba mayor seguridad a través de Whatsapp.

El hecho ocurrió la semana pasada, causando revuelo entre los vecinos. Tras darse a conocer la noticia, Asuntos Internos tomó la determinación de desplazarlo de su cargo.

La situación pone en el centro del debate la falta de transparencia de las autoridades policiales, que al mismo tiempo, muchas veces son usadas como chivo expiatorio y relevadas frente a las demandas de mayor seguridad por parte de los vecinos de La Matanza.

“El promedio es un año de lo que duran los comisarios. Es una respuesta espasmódica y temporal cambiar el comisario, como si cambiar el comisario va a hacer que anden mejor las cosas”, explicó a MD, Daniel Bracamonte, integrante del grupo Vecinos en Alerta de Ramos Mejía, que activamente reclama mayores políticas de seguridad para el distrito.

Ver más: Mientras vecinos de San Carlos reclamaban más seguridad, robaban violentamente un auto

Ese tiempo es el que lleva en su puesto el comisario Raul Javier Ramos, de la comisaría noroeste 2° de Ramos Mejía. En ese sentido, Bracamonte explicó que el último tiempo hubo “cambio de comisarios en Lomas del Millón y en Lomas del Mirador” pero cuestionó que lo que hay que cambiar “es la política de seguridad, no a los comisarios”.

“El vecino va a reclamarle al comisario, pero hay otros problemas, como el el error que se cometió al dividir las patrullas de las comisarias. Vos tenes hoy un comisario y un jefe de comando de patrullas, y el comisario no tiene ni idea en donde están las patrullas. Si venimos cambiando comisarios y la situación de inseguridad continúa, es que evidentemente la política de seguridad no está funcionando”, cuestionó.

Un proyecto para que los policías vayan a concurso

La situación de las autoridades policiales también es discutida en la legislatura bonaerense, donde esta semana se presentó un proyecto para que la policía sea ascendida por concurso.

La normativa fue presentada por el legislador matancero de Unidad Ciudadana, Facundo Tignanelli, y buscar modificar la ley de personal de policías (n° 13.982) para que los comisarios pasen -de ser elegidos por decreto como ocurre hoy en día- a ser seleccionados por una Comisión Evaluadora (conformada por un representantes del ministerio de Seguridad, dos diputados y dos senadores) y por un concurso público.

De esa forma, los postulantes se publicarán en el boletín oficial y se tendrá el plazo de 5 días para que la comunidad pueda objetar al aspirante. Además deberá respetarse la ley de paridad de género para concursar y deberá hacerse pública la foja de antecedentes de los postulantes.

Según la normativa, el concurso público abarcará ascensos tanto para comisario mayor, como inspector, comisario y subcomisario, como así también, para la designación de las jefaturas de comisarías. Y también alcanzará a las comisarías: deberán hacer públicos los recursos con los que cuentan para el desarrollo de sus tareas, indicando expresamente cantidad de móviles y efectivos.