Insólito pedido de “perdón” del ministro Prat Gay en España

Editorial.

El ministro de Hacienda y Finanzas, Alfonso Prat Gay, realizó un insólito pedido de “perdón” ante la élite política y económica española en Madrid. Presentado por la Nº 2 del gobierno de Mariano Rajoy, Prat Gay se refirió a la política exterior argentina durante el kirchnerismo, destacando “la corrupción generalizada”. Pero más precisamente, hablaba de YPF y de las nuevas “reglas del juego” para los capitales de origen ibérico.

Corruptos de ultramar

El pedido de perdón de Prat Gay resulta insólito por el comportamiento de los empresarios españoles en dos casos emblemáticos de recuperación de empresas extranjerizadas durante el gobierno kirchnerista: YPF y Aerolíneas Argentinas, ambas expropiadas con amplio apoyo del Congreso Nacional.

En el caso de la petrolera, expropiada en 2012, se dio en un contexto de fuertes cuestionamientos a la gestión de la española Repsol. Al momento de su recuperación, YPF tenía un serio déficit de producción y capacidad ociosa de las refinerías. Recordará el lector la escasez de nafta súper que se daba cíclicamente desde 2008, y desencadenó en la expropiación de la mayor parte del paquete accionario.

El caso de Aerolíneas Argentinas es más emblemático. El gobierno de Cristina Fernández de Kirchner la expropió en 2008 por el vaciamiento que realizó la empresa española Marsans, en un momento en que Aerolíneas registraba un patrimonio negativo de 2500 millones de pesos y un pasivo de 890 millones de dólares. El desguace de Aerolíneas fue un escándalo transatlántico: los CEO de Marsans fueron condenados por la quiebra fraudulenta de lo que fue (a costas de los argentinos) la empresa más grande de turismo en España.

El contexto económico español

El gobierno de Mariano Rajoy está fuertemente cuestionado por el estado de la economía española, que lleva 8 años de recesión con un notorio aumento de la desigualdad. El Instituto Nacional de Estadísticas del país ibérico informó que el 28,6% de los hogares se encuentran en “situación de pobreza y exclusión social”. Unicef, por su parte, ubicó a España entre los países con mayor desigualdad infantil de la Unicón Europea.

Este año, sin embargo, las proyecciones macroeconómicas tienen un tinte optimista para los inversores, ya que por primera vez desde la crisis de 2008 reportarán resultados superhabitarios. La invitación de Prat Gay para invertir en el país en condiciones ventajosas es una gran noticia para los empresarios españoles, pero no habrá efecto derrame: los indicadores económicos no tendrán su correlato en la estadística social.