Intendentes de la provincia de Buenos Aires se reunieron este mediodía en la puerta de la Casa de la Provincia para entregarle una carta a María Eugenia Vidal, reclamándole que declare la Emergencia Alimentaria en el territorio bonaerense.

Frente a la profundización de la crisis económica y el aumento de la pobreza en los barrios, los intendentes piden que el gobierno provincial aumente significativamente la cantidad de alimentos de los comedores y se aumenten los cupos para los mismos.

En esa misma línea, los intendentes piden que también se abran comedores escolares en colegios secundarios y centros formación de adultos, como una forma de hacerle frente a la alarmante situación.

El reclamo va en línea con el pedido realizado por la Comisión Episcopal de Pastoral Social en los últimos días, cuando alertó sobre la profunda crisis social que se vive en el país y le reclamó a los funcionarios de Cambiemos que declaren la Emergencia Alimentaria.

Desde la provincia respondieron que en el último tiempo, la gobernación aumentó en un 10% de las partidas alimenticias. Pero los intendentes cuestionan que los montos siguen atrasados, ya que pasaron de $27 a $29 por persona, mientras que en Ciudad de Buenos Aires se destinan alrededor de $100 por persona.

Entre el grupo de intendentes que se acercó a la presentación, estuvieron la intendenta matancera, Verónica Magario, el intendente de Malvinas Argentina, Leonardo Nardini y el intendente de Ituzaingó, Alberto Descalzo.

“Esta situación económica y social es desbordante en los municipios. Le entregamos una nota a la gobernadora para que ellos se hagan cargo también de la situación”, explicó a los medios, Descalzo, previo a la presentación.