Imágenes compartidas por Viviana Báez.

El agua empezó a bajar paulatinamente en los barrios que sufren inundaciones, aunque se difunió que todavía hay alrededor de 4.600 evacuados en 20 centros de asistencia que funcionan en diversas escuelas públicas.

No obstante, todavía son muchas las familias que aguardan en sus hogares a que baje el agua (según el municipio, unas 15.000). Ese es el caso de Viviana Báez quien durante estos días esperó junto a su pareja y sus tres hijos a que pase la inundación para poder continuar con su vida normalmente. “Nos quedamos acá a tratar de salvar algo”, comentó a MD.

Su casa se ubica a unos 800 metros del Río Matanza-Riachuelo, sobre la calle Tafí, entre Del Tejar y Fajardo, en el barrio La Loma de Gregorio de Laferrere. Esta es la tercer inundación que sufrieron en el año, pero Baéz asegura que en esta oportunidad “fue demasiado”.

“El agua subió hasta la altura de la ventana, pasaba por la ventana. Esta vuelta no se salvó nada, quedó todo bajo el agua. Una tristeza inmensa porque, aunque son cosas materiales que se recuperan, hoy en día como están las cosas cuesta mucho conseguir todo. Pero gracias a dios estamos con buena salud”, explicó. Actualmente el nivel del agua es más bajo: “bajó 4 ladrillos”, indicó, y si cesan las lluvias, la situación podría normalizarse en los próximos días.

Según el relato de la vecina, desde que se inundaron -el día viernes- ni el Estado municipal ni personal de defensa civil transitó la zona para asistirlos. “No apareció nadie”, cuestionó, comentando que en los últimos dos días pudieron cenar con su familia gracias a que una Iglesia de la zona les alcanzó un plato con comida.

“Ayer apreció un camión con mercadería que se puso en la esquina, pero hasta que salimos los que estamos inundados, la gente que no estaba inundada ya había agarrado todas las cosas. Solo pudimos agarrar unas botellas de agua. Igual una bolsa de producto no soluciona nada. El gobierno o quien sea, tiene que buscar una solución para esto. Porque no es la primera ni la segunda vez que perdemos todo por culpa del agua”, agregó.