El Primer Ministro de Jordania, Hani al Mulki, presentó su renuncia luego de masivas protestas que sufrió por impulsar un paquete de reformas pedidas por el Fondo Monetario Internacional (FMI).

El ex mandatario quiso avanzar con una ley que modificaría el impuesto a la renta y aumentos en los impuestos del combustible y la electricidad. Por eso, hubo cuatro días de manifestaciones en las calles del país.

Las medidas que desataron el enojo de la sociedad fueron reclamadas por el FMI al país asiático, que le había solicitado un crédito en 2016 y ahora debe enfrentar un programa de ajuste.

Según informaron fuentes oficiales, cerca de 70 personas fueron detenidas durante las protestas y 42 policías resultaron heridos en las últimas jornadas.